VIOLENCIA ESTUDIANTIL

El líder que construye y destruye: Geraldine Emiliani

El líder que construye y destruye: Geraldine Emiliani El líder que construye y destruye: Geraldine Emiliani
El líder que construye y destruye: Geraldine Emiliani

Una nota periodística del diario La Prensa del pasado lunes menciona que el presidente de los graduandos de la promoción 2015 del Instituto Nacional es detenido por los actos de vandalismo que dejaron tres personas heridas. El joven goza de buenas referencias entre los miembros de la Fundación Pro Instituto Nacional y es miembro de la Asociación Nacional de Scouts de Panamá y como alumno se mostraba correcto y respetuoso. Me pregunto: ¿Cómo es posible que alguien que goce del aprecio de compañeros y profesores y con liderazgo dentro del plantel haga algo así? ¿O, detrás de ese liderazgo enmascarado escondía su verdadero yo? Habrá que esperar las investigaciones de rigor y sería interesante que el estudiante explique la razón o razones que lo incitaron a realizar estos disturbios, algo que no procede de un joven de conducta intachable.

La lista de casos de violencia gratuita es interminable. Sin embargo, no todos los que cometen tales actos están trastornados psicosocialmente, aunque muchos tienen problemas para afrontar las presiones de la vida, otros lo hacen sin ningún motivo aparente. Los expertos señalan que la conducta violenta puede deberse a ciertos defectos de la personalidad del agresor. Entre estos están las deficiencias de aprendizaje; la dificultad para relacionarse con los demás; los trastornos psicológicos debido al maltrato físico o abuso sexual; las tendencias antisociales; la aversión a un determinado sector de la sociedad; la falta de remordimiento y el deseo de manipular; y los complejos enfermizos debido a diversos motivos.

Algunas transgresiones caen en la categoría de actos terroristas como lo ocurrido en el Instituto Nacional. Es obvio que estos delitos violentos se extienden y se convierten en un problema social que nos afecta a todos. Las imágenes son aterradoras similar a grupos de fanáticos e intolerantes que se ensañan cruelmente con todo lo que se cruce de frente y que ellos consideren están en desacuerdo con sus convicciones.

No existe un único factor que explique las distintas manifestaciones de violencia. Algunos investigadores sostienen que la violencia es inherente al hombre. Sin embargo, hay quienes afirman que este rasgo no forma parte de la naturaleza humana. Los evolucionistas reiteran que como venimos de los animales hemos heredado su temperamento violento. Pero, esta teoría no aclara por qué en algunas sociedades se reacciona de forma violenta y en otras no. El psicoanalista Erich Fromm señala: “Que algunos animales son violentos cuando tienen alguna necesidad física o se sienten atacados, el hombre en cambio es el único ser que mata por puro placer”. Aunque el impulso de matar o el de agredir esté gobernado por numerosas fuerzas internas y externas, sigue habiendo libertad de elección, y por tanto, culpabilidad y responsabilidad de los propios actos.

Aquel que comete un acto delictivo despiadado casi siempre tiene como antecedente carencia de amor y afecto. Proviene de una familia disfuncional y violenta. Casi siempre la figura paterna no existe, y si está presente la relación entre padre e hijo es caótica e indiferente. Debido al entorno que les rodea, estos sujetos no desarrollan la capacidad de establecer vínculos afectivos, por lo que les resulta fácil acabar con la vida de otras personas y sin remordimiento. En cuanto a los grupos juveniles peligrosos suelen alimentarse de las injusticias sociales y se dejan influenciar en la forma de pensar de algunas personas.

Hay indicativos fehacientes de que los medios fomentan la conducta agresiva. El contemplar constantemente escenas violentas que aparecen en la televisión, las películas, los videojuegos, internet e imágenes en los medios escritos, insensibiliza la conciencia e induce a cometer delitos violentos. Existen más de mil estudios respaldados por más de 30 años de investigación que demuestran que hay una relación causal entre las violentas imágenes que emiten los medios y el comportamiento agresivo de los niños y adolescentes. La facilidad con que se obtiene un arma y el uso indiscriminado de estupefacientes es otra muestra de este mal.

Como hemos visto, existen varios factores que pueden provocar a la gente a cometer delitos violentos, con razón o sin razón alguna. Para resolver el problema de la violencia y la criminalidad no basta con solo eliminar a las personas malas y salvar a las buenas. Ya es conocido que la violencia se debe a que los agresores carecen de una formación y educación adecuada en casa y en la escuela que les moldee la mente y el corazón. Con estas herramientas es muy fácil alejarse del salvajismo y de la crueldad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código