MENSAJE DEL ARZOBISPO

Un llamado a la decencia: Belisario Herrera A.

En estos días en que le rendimos tributo a la patria, con motivo de los 111 años de la separación de Panamá de Colombia, fueron enaltecedoras las palabras del arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, porque no le pidió, sino que le exigió al gobierno “que investigue y castigue, con severidad, a los responsables de los actos de corrupción”.

Considero que esta caracterización de la Iglesia panameña, en la voz de su alto prelado, responde a los nuevos lineamientos de su santidad, el papa Francisco, lo que nos llena de esperanza porque se trata de un llamado para que se hagan correctivos sociales.

El extenso mensaje del arzobispo Ulloa fue claro en cuanto al escarmiento que tienen que sufrir todos los funcionarios del pasado régimen a los que se les compruebe sus delitos, porque el proceder que demostraron, junto al expresidente Ricardo Martinelli, era el de adueñarse sin el menor escrúpulo de los fondos estatales. Esto iba acompañado de la firma de contratos y de negociados en los que las cifras se inflaban para favorecer sus propios bolsillos.

No hay que negarlo, en Panamá hubo una época en la que nuestras autoridades eclesiales fueron muy complacientes con algunos regímenes impopulares y miraban para otro lado cuando se cometían este tipo de exabruptos.

Pero de lo que se trata ahora, como lo afirmo antes, es que hoy día la Iglesia católica en general se encamina por nuevos rumbos, y hay que admitir que ello incrementará su jerarquía.

Lejos estamos de decir que las palabras pronunciadas por el arzobispo en la Catedral Metropolitana se hayan inmiscuido en corriente política partidista alguna, sino que el alto prelado le tomó el pulso a nuestra población y expresó su sentir.

La sociedad es consciente de que el actual gobierno, presidido por Juan Carlos Varela, heredó una enorme corrupción, y por eso espera que a medida que los distintos casos de este tipo sean del conocimiento de los tribunales de justicia, estos dicten severas sentencias sobre los autores de tales descalabros.

Lo que no deseamos los panameños es que las demandas que deben elaborarse se hagan con lentitud. Si aplicamos un sentido gráfico a la situación moral que nos angustia, la corrupción viene a ser como un enorme cáncer que urge extirpar, y debe preocupar en grado máximo a los gobernantes actuales actuar en tal sentido. Es vital que ellos se interesen por adecentar la cosa pública y que obren con honestidad.

Sería decepcionante que el gobierno que encabeza Varela defraudara al pueblo con posturas escasas de músculo moral, pues el mandato que recibió en las elecciones de mayo fue el de cumplir con todas sus promesas, sobre todo la de acabar con la corrupción institucionalizada.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código