EL MALCONTENTO

La lumpenización de Panamá: Paco Gómez Nadal

Me cuesta salir del asombro. La “burillomanía” me tiene capturado. Leo y releo la crónica de la “fiestezota” de Giselle Burillo y sigo perplejo.

La antes conocida como Giselle de Calcagno es un ejemplo. Un contraejemplo, entiéndase bien. Es decir, representa la lumpenización de la política panameña y el triste rumbo que le espera a un país cuando la gente honorable se retira de la política para dejar paso a las personas sin alma, pero con demasiada ambición.

¿Alguien recuerda que la actual ministra de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa era una candidata a presidir el CEN del PRD? ¿Ha olvidado ella los 30 años de militancia en el partido de Omar Torrijos del que tanto presumía? ¿Participaron sus amigos de hasta hace menos de tres años en la “fiestezota”?

Giselle Burillo representa el cambio de tolda, la miseria política, el olvido, la nada pues. En 2009 quería presidir el PRD, a pesar de ser ya ministra de Martinelli y el día en que anunció el abandono de su partido dijo que se encontraba “en duelo político”. Poco le duró. La ahora conocida como Burillo se convirtió en una de las azuzadoras políticas al servicio de Martinelli (junto a Cortés, Salo o Mulino...) y, como buena conversa, fue escalando puestos en ese círculo de rabia hasta situarse a la derecha de Nuestro Líder.

La conocí en un estudio de TVN. Aquel día tuvimos que discutir con ella el hoy difunto Raúl Leis y yo. Raúl, mucho más inteligente y experto que yo, supo torearla, a pesar de la grosería con la que nos habló y de las mentiras descaradas con las que intentaba ensuciar a la sociedad civil. A mí me costó más... reconozco que no podía entender que esa mujer nerviosa, soberbia y mentirosa pudiera ser ministra de Estado, ni siquiera que pudiera tener un cargo público del menor rango...

Martinelli ha logrado consolidar al lumpen en el poder. La lumpenización se produce cuando todo un grupo humano, una clase social o un colectivo se corrompe. En Panamá la política está en manos del lumpen. No solo en Cambio Democrático, eso es cierto, la inmensa mayoría de los políticos (aunque no todos) del país se guía por el interés personal o de grupo, y no por el interés público. La corrupción, por tanto, no consiste solamente en robar (que también) sino en mirar al ombligo cuando se supone que tu cargo o tu desempeño se debe a conseguir el bien para la población en general.

El punto álgido de esta lumpenización se está produciendo ahora. Hasta estas últimas semanas estaba claro que la peor calaña del CD (la mayoría conversos: algo lógico teniendo en cuenta que hasta ganar las elecciones CD era una marca y no una agrupación política) servía solo para hacer el trabajo sucio: insultar a opositores, calentar los ánimos del país, arremeter contra periodistas o activistas y otras tareas de la misma especie. Pero ahora los “lumpempolíticos” están aspirando a más.

No hay más que ver a Giselle Burillo entrando a su patética fiesta de cumpleaños del brazo de Chello Gálvez. La imagen genera más miedo que repulsión. Las fotos tampoco invitan al engaño: con el promotor de todo esto –Ricardo Martinelli–, con la vocera de lumpen que también aspira a la Presidencia –Alma Cortés–, o con los invitados de piedra que van allá donde se regale guaro y se prometan puestos de botella... Pues, queridos lectores, esta Giselle quiere ser presidenta...

El problema de la política en el país no es, por tanto, estético (que también), sino ético. Y lo grave no es el rumbo que está tomando la política en el país, es que no hay opciones éticas frente a la maquinaria guaro–empresarial de CD. Con el panameñismo inhabilitado por complicidad activa y consciente y el PRD en guerra interna perpetua entre los representantes de otras “lumpenélites”, los electores están abocados al silencio o a la rabia. No al voto. Yo tenía la esperanza de que algunos miembros de las élites económicas con un poco de más clase reaccionaran por el shock estético, pero ahora veo claro que donde no hay ética tampoco germina la inteligencia.

La herencia de Martinelli durará décadas... limpiar un país del lumpen no es fácil; especialmente si éste se ha tomado el poder.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código