COMPORTAMIENTO

Las malas palabras: Ruling Barragán

Desde pequeños, nuestros padres y educadores, así como autoridades civiles o religiosas, nos enseñaron a no decir malas palabras. Sin embargo, tal vez, nunca justificaron el porqué de esta enseñanza más allá del poder o autoridad que tenían sobre nosotros. En las siguientes líneas quisiera explorar razones distintas a ese poder, que justificarían el porqué debemos evitar las malas palabras.

En primer lugar, es necesario explicar en qué consiste una mala palabra, es decir, qué es lo que hace que un término o expresión sea “malo”. Evidentemente, las palabras en sí, no son buenas ni malas; solo son sonidos o figuras. Sin embargo, un término o expresión puede ser “malo”, por las intenciones y emociones que genera en nosotros y en los demás.

Por lo general, las intenciones que hacen mala a una palabra suelen ser la de ofender o menospreciar a alguien. Y estas intenciones no aparecen por sí solas, son producidas por emociones negativas como aversión, ira o miedo. Una persona que dice malas palabras suele estar sujeta, ocasional o regularmente, a emociones negativas, por lo que podría tener la intención, consciente o inconsciente, de causar daño moral a quien lo escucha. Por supuesto, hay quienes dicen malas palabras por estar habituadas a ello, sin tener, necesariamente, la intención de ofender o menospreciar a nadie. Sin embargo, aún en estos casos, el individuo muestra su sujeción a emociones negativas. Seguramente, no tiene malas intenciones, pero su vocabulario denota que algo no está bien en él, por algo que le pasó o que le ocurre.

Una persona malhablada es quien constantemente se expresa de manera vulgar o soez. El hábito de repetir palabras ofensivas no es sino la manifestación psicológica y lingüística de un sistema emocional afectado. En algunos casos, el malhablado se hace proclive a la violencia. Esto no es casual, hay un vínculo natural entre la violencia y el mal hablar. Las personas violentas suelen ser malhabladas. Y aunque ser malhablados no nos convierte, necesariamente, en personas violentas, sí nos predispone a ser mucho más agresivos

Se requiere de mucha fortaleza moral y consciencia para romper con el mal hablar. Una manera práctica de hacerlo es reemplazar una mala palabra por una aceptable. Los resultados suelen ser algo cómicos, pero encomiables. Por ejemplo, cuando (en español) se reemplaza “mier...” por “ miércoles”. O por emisiones más naturales y primitivas como el “ay” (o ouch, en inglés) cuando se siente dolor. Cuando hacemos estos reemplazos, no estamos cambiando una palabra por otra, en el fondo estamos cambiando (o intentando cambiar) una actitud emocional por otra mejor, que evita ofender o herir.

Por supuesto, decir una que otra palabrota en un momento de irritación es aceptable en algunos casos (siempre que no se ofenda o hiera a quien que no lo merezca). Pero, el hábito de decir “profanidades” regularmente ante situaciones incómodas no lo es. Quien se ha habituado a ello, ha perdido el control y muestra el daño moral al que está sujeto. En su caso, el solo decir malas palabras –aun si no han sido provocadas por malas emociones– automáticamente las genera, afectándolo más.

Evitar las malas palabras es una manera de limpiar la atmósfera emocional que, dentro y fuera de nosotros, nos relaciona con los demás. Esto contribuye a nuestro bienestar, así como el del prójimo. Es por ello que nuestros padres, maestros, políticos (los buenos) y religiosos, nos instaron e instan a esta práctica, aunque tal vez nunca nos lo explicaron o explican del modo en que hemos esbozado aquí.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código