ESTRATEGIAS

El gran maratón financiero: Luis Alberto Morán A

Quien practica el maratón reconoce que la preparación física y mental es fundamental para trotar sin desvanecerse en el trayecto hacia la meta. Situación que podemos comparar con la preparación de los países de cara al desarrollo, porque las naciones requieren no solo de buenos líderes –formados académicamente y con experiencia– sino con la capacidad de hacer un uso mesurado de los recursos para cumplir con las necesidades actuales y las futuras.

Hago esta comparación para ilustrar, de manera concreta, el desafío que enfrentan los países en el recorrido de sus propios maratones. Es decir, no deben abusar de sus condiciones y velocidades, porque corren el riesgo de no llegar a la meta. En el caso de las economías en desarrollo, esto afecta el progreso que todos deseamos alcanzar.

Estoy seguro de que, como lector, te has enterado de países que han caído durante esta prueba. Se trata de naciones industrializadas cuyo ejemplo indica que un mal manejo en sus finanzas no solo conlleva agotamiento físico, sino que puede repercutir negativamente en todos los sectores de la sociedad, ahora y después.

Ni el más inmune (o poderoso) de los países –ni el mejor de los corredores– escapa a esta realidad. Si te parece extraña la comparación, comparto el ejemplo de la crisis financiera en Estados Unidos (EU) y en la zona euro. Ambas surgen por la explosión de las burbujas económicas, debido al agotamiento de los recursos y al exceso de confianza. Se calcula que en EU el costo de la crisis superó los 11.9 billones de dólares, mientras que en Europa, a pesar de que no se ha dimensionado en su conjunto, se paga con recortes importantes a las próximas inversiones, incluso con reducciones en materia de jubilaciones.

Los países de la zona euro y EU han corrido un maratón financiero de manera acelerada, pero sin dirección definida –a pesar de correr en la categoría de industrializados– el endeudamiento sobrepasa su capacidad de recursos (gastando más de lo que tienen) lo que desmejora la la calidad de vida de los habitantes debido al desempleo. En Europa el desempleo alcanzó el 11.9% en 17 países, es la tasa de desocupación más alta desde 1995. Seguro te preguntarás lo mismo que yo, ¿por qué llegar a esto, si es mejor prevenirlo?

En la gran maratón financiera es necesario tener un control y ritmo que nos lleve a la meta de riqueza y progreso, reconociendo que todo uso excesivo de los recursos puede llevar al agotamiento no solo individual, sino colectivo, lo que repercutirá en la calidad de vida de las personas.

Como economistas, reconocemos que las inversiones en infraestructura o en obras físicas son importantes y necesarias, pero deben surgir de la planificación de lo que es realmente importante ahora, y lo que podemos desarrollar después. Ya sea a mediano o largo plazo, se debe priorizar en la infraestructura con alta rentabilidad social.

No importa cuánto se haya hecho en los últimos años, lo primordial es que, en conjunto, podamos construir obras físicas de importancia para el desarrollo, sin comprometer nuestro futuro.

Me refiero a metas concretas. por ejemplo, cobertura y calidad en educación; reducción de la mortalidad infantil en materia de salud; incremento de los ingresos para reducir la pobreza, mejorar las viviendas en sectores marginados, fortalecer la producción de renglones básicos y los de calidad exportable, y adecuar el sistema de transporte colectivo para que sea seguro. De nada sirve el crecimiento económico, si el desarrollo no es igual para todos en una sociedad, por medio de estas variables económicas.

En este ejercicio colectivo que todos deben hacer, tenemos el ejemplo claro de los países fuertes nórdicos (Irlanda, Finlandia y Dinamarca) que han logrado, entre el sector público y privado y de manera abierta, debatir las necesidades vitales que se requieren a corto plazo y las que se deberían postergar.

El establecimiento de metas concretas y medibles a través de alianzas público–privadas en las naciones industrializadas, ha generado mayor participación ciudadana, lo que incide de manera favorable en materia democrática y en los diversos niveles de la educación, además ayuda a reducir la corrupción.

Puede sonar sencillo, pero ocurre igual en nuestras finanzas personales, si nos gastamos todo el dinero hoy no tendremos los recursos para cubrir las necesidades posteriores. Para ser campeones en el maratón financiero recomiendo planificar de forma ordenada el futuro que vislumbramos en nuestras naciones. Revisar la lista de gastos y ver cuáles son más importantes, teniendo en cuenta los recursos limitados actuales, y sobre todo, en el gran legado que dejaremos a las nuevas generaciones. @luchomoran

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código