SOCIEDAD

100 mil techos de esperanza: Carolina Freire

Cada vivienda de la fundación Techo está construida sobre la base de la solidaridad humana. Su estructura refleja la esencia del voluntariado: colaboración, desprendimiento, compromiso y una fuerte dosis de bondad.

Este mes de abril marca un hito importante en la historia de la lucha contra la pobreza en Latinoamérica. Techo, organización sin fines de lucro fundada en Chile, en 1997, y que hoy mantiene presencia en 19 países, celebra la construcción de la vivienda número 100 mil. Son casas que han renovado la esperanza y transformado la vida de igual número de familias.

De acuerdo con las Naciones Unidas, a 2012, un tercio de la población urbana de los países en desarrollo vivía en asentamientos humanos o tugurios.

Sin una vivienda adecuada, las poblaciones en situación de pobreza experimentan condiciones de hacinamiento y carecen de acceso a agua segura y saneamiento básico, lo que incrementa el riesgo de enfermar por causas prevenibles. Son más propensas a los accidentes y a los riesgos asociados a los desastres naturales. En el caso de los niños y adolescentes, una vivienda inadecuada limita los espacios donde pueden jugar, aprender y desarrollarse plenamente.

Panamá no escapa a esta realidad. Según el Censo de 2010 hay más de 67 mil viviendas semipermanentes e improvisadas en nuestro país. Ubicadas principalmente en 472 asentamientos informales, censados por el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial, están construidas con materiales de corta duración como caña, paja, pencas, palos o bambú. Otras, con madera vieja, pedazos de zinc, latas y cartón.

Techo trabaja para cambiar esto. Desde que llegó a Panamá, la organización ha movilizado a casi 5 mil voluntarios jóvenes que, mano a mano con las comunidades, han construido 552 viviendas, contribuyendo de manera decisiva a elevar la calidad de vida de miles de personas en situación de pobreza y pobreza extrema. Las viviendas de Techo son más que madera y clavos.

Están construidas sobre la base de la solidaridad humana.

Cada una refleja los valores que constituyen la esencia del voluntariado: colaboración, desprendimiento, compromiso y una fuerte dosis de bondad.

Cada una abona a la construcción del capital social: al unir a los voluntarios con las comunidades en la planificación y logro de metas comunes, se tejen lazos de confianza, se tienden puentes de entendimiento, se crea comunidad y hermandad, y se derriban las murallas que muchas veces nos separan y aíslan como sociedad.

Cada una refleja la esperanza de un mundo sin pobreza.

¡Felicidades techeros!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código