PACTO ÉTICO

El milagro de Marta: Rolando Aparicio O.

La letra y el espíritu del Pacto Ético Electoral no han cambiado. Son las mismas condiciones desde el primer día, y más de 200 agrupaciones –incluyendo partidos políticos, medios de comunicación, estudiantes y organizaciones civiles– aceptaron cumplirlas.

Los grandes ausentes fueron desde el principio los miembros del partido gobernante, quienes no se cansaron de argüir: “¿para qué firmar, si los que firmaron, no lo cumplen?”.

La salida diplomática a ese error político llega a través de la persona más cercana al Presidente (“los dos son una misma carne”), prodigiosamente, la primera dama–candidata consiguió silenciar los argumentos en contra. Es el milagro de Marta, que no pudo lograr el candidato presidencial.

En ese infructuoso intento por alcanzar que todos los partidos políticos se sumaran al pacto, hubo un sinnúmero de ataques. Los antiguos detractores pensaban que la Iglesia propiciaba un blindaje para la oposición y sus candidatos, al condenar los contenidos negativos, sucios y violentos de la propaganda electoral.

Vale la pena recordar cómo, hace ya casi un año, la ministra de Trabajo, Alma Cortés, en representación del partido Cambio Democrático, explicaba que para firmar el pacto, además de otras organizaciones, tenían que ser convocados los responsables de los sitios web cocoas.net y chollywood.com que, según su partido, eran centros donde se generaba opinión.

Pedían, también, que a los candidatos, al Presidente y a los demás funcionarios no se les pudiera cuestionar en los medios de comunicación si antes no había una denuncia formal ante las autoridades correspondientes. Por supuesto que estas premisas, aunque consideradas, no fueron añadidas al texto final. Si hoy se acercan a firmar, no es porque tengamos un nuevo pacto, tampoco han cambiado las condiciones. Los actores son los mismos desde el principio. Por lo tanto, si tenemos el mismo pacto, ¿qué hizo que la candidata buscara llevar a su partido a sumarse?

Aplaudimos esta decisión, pues se convierte en un signo positivo del país unido que todos queremos. El corazón de esta alianza cívica es respetar la honra, la integridad de las personas; propiciar un ambiente electoral en el que prevalezcan los argumentos y las ideas por encima de la injuria y la violencia.

Esperamos que el secretario de Comunicación del Estado, Luis Eduardo Camacho –quien fue el primer ciudadano en presentar una denuncia ante los garantes del pacto–, no tenga que regresar, una y otra vez, a presentar denuncias de violaciones a este pacto.

Esperamos, también, que en la recta final de la campaña electoral aquellos que, abiertamente o de manera oculta, propicien un ambiente de confrontación, encuentren en la unidad de los panameños un escudo que no puedan superar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código