AUTÓMATAS

El mono ´Ham´: Carlos Bellido

Como de costumbre, seguí el debate televisivo de la Asamblea Nacional referente a la discusión de la Ley 483, que crea la Ley del Fondo de Ahorros de Panamá, cuyo objetivo es reemplazar al actual Fondo Fiduciario para el Desarrollo con la intención de generar ahorros para desastres naturales y para recesiones económicas.

Pensé que desarrollaría una discusión amplia y crítica sobre las diversas posiciones y propuestas de las tres bancadas que componen la Asamblea (Cambio Democrático, PRD y panameñistas), con la finalidad de pulir este proyecto de ley que, como señalé en un artículo anterior, tiene a su favor suficientes argumentos económicos para su implementación.

Hubo tres puntos que me llamaron la atención y que, a mi juicio, se debieron convertir en la columna vertebral de toda la discusión en el hemiciclo legislativo. Me parece que debió discutirse con mayor detalle el tema del tope del déficit fiscal de 2.9%; el uso de los recursos provenientes de la venta del 49% de las acciones de empresas estatales, para el financiamiento del déficit; y la administración del Fondo de Ahorro por parte del Banco Nacional de Panamá, que ha administrado de forma eficiente y transparente el Fondo Fiduciario para el Desarrollo, y no crear quizás, de manera innecesaria, una junta directiva de siete miembros –nombrada por el Presidente de la República– con la ausencia de participación de la sociedad civil (gremios empresariales, obreros y profesionales).

Mi desencanto fue tan grande con el actuar de la bancada del Gobierno, que teniendo en sus filas a personas de reconocida trayectoria política y profesional, que en otros momentos han contribuido a generar leyes de interés para el país, y que siempre he aplaudido, no fueron capaces ni siquiera de emitir criterios propios y originales para sostener un debate intelectual de altura que merece la discusión de una ley tan sensible como esta.

Todos los artículos de la ley que se aprobaron en el segundo debate se hicieron con 42 votos a favor (de la bancada de gobierno) y 17 en contra. No hubo ninguno que se atreviera a aceptar, por los menos, alguno de los planteamientos de los diputados de oposición, que tenían argumentos para fomentar una discusión objetiva. Cada vez que votaban 42 a 17, me recordaban al chimpancé ´Ham´, el primer homínido enviado al espacio exterior, en 1961. ´Ham´ pertenecía a un grupo de seis chimpancés entrenados en el centro de medicina aeroespacial de Holloman, para mover algunas palancas en función de diversas luces activadas. Durante su entrenamiento recibía golosinas como premio o descargas eléctricas como castigo. Pareciese que estos legisladores fueron entrenados para aprobar esta ley sin ningún tipo de discusión, ya que su deber era aprobarlo a costa de todo.

Quizás por esta hazaña legislativa no reciban golosinas como premio, pero estoy casi seguro que recibirán jugosas partidas para fortalecer sus respectivas campañas políticas. Ahora me surge la duda si recibirán ese premio del gran pastel que se llama Fondo de Ahorros de Panamá.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código