Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

La muerte de Leopoldo Aragón

Miguel Antonio Bernal

El heroísmo tiene a veces sus ironías. El 3 de noviembre de 1965 Leopoldo Aragón escribía en su columna “Desde Washington”, que semanalmente publicaba el diario El Día, de México : “Un hombre murió envuelto en llamas bajo la oficina de Robert McNamara, secretario de Defensa de Estados Unidos. Aquí la mayor parte de la gente parece que no quiere darse por enterada de lo ocurrido”.

Periodista ágil, sutil y punzante, acotaba: “Técnicamente fue un suicidio, Norman R. Morrison se quitó la vida incendiándose con kerosene. La palabra suicidio es la que usan la prensa, las cadenas de televisión y las agencias noticiosas. Los medios de difusión mienten cuando dicen que Morrison se suicidó. Morrison se inmoló. Inmolarse es sacrificarse por otro, por un ideal, por una convicción. Su máxima expresión es quitarse a sí mismo la vida sin hacerle daño a otro; sin que otro sea el que le quite la vida a uno, ya sea resignadamente o por la fuerza. Es un acto exclusivamente propio. Ni siquiera se muere en defensa propia”.

Igual que Morrison, Leopoldo Aragón murió doce años después por un ideal, por una convicción, por una obsesión que lo acompañaba en su exilio en Suecia, a donde llegó gracias a la intervención de Amnesty International y del Rey de Suecia, quienes lo rescataron de las cárceles panameñas. Durante año y medio, el régimen de Torrijos lo había mantenido recluido en Coiba y sometido a brutal abuso físico y moral. En un manuscrito intitulado Prácticas inhumanas de trabajo esclavo para provecho personal en la isla de Coiba, Aragón describió lo que él mismo calificaba como “uno de los castigos más salvajes de Coiba”, la corrida de los prisioneros desde el muelle hasta el patio central: “...los guardias, gritando desaforadamente, emprenden a latigazos con grupos de prisioneros, que corren despavoridos como si fueran animales, mientras los guardias los persiguen al galope pegándoles garrotazos para hacerles acelerar su carrera. Desenfrenadamente con demoniaco placer, los guardias los golpean desde atrás, los lados o de frente; si alguno cae a tierra, varios guardias lo atacan simultáneamente a patadas, golpes y latigazos, gritándole fuertemente y arrastrándolo hasta ponerlo de pie y obligarlo a correr rápidamente el trecho restante de las 300 yardas que debía atravesar”.

Aragón luchaba por ver una patria libre de la presencia extranjera, libre de los lazos que la ataban, libre del régimen dictatorial entonces existente. Su último mensaje al pueblo panameño lo expresa claramente cuando clamaba por “un auténtico plebiscito”, “porque el pueblo panameño tenga el derecho a elegir y decidir con toda libertad si acepta o no acepta los tratados sobre el Canal negociados por el dictador Torrijos y Estados Unidos...”. También cuando reclamaba que “el plebiscito está precedido en particular por el inmediato e incondicional regreso de todos los panameños, sin que sean sometidos a represalias”, y al demandar asimismo las garantías de las libertades de prensa, de reunión y de discusión de los tratados, así como la devolución permanente al pueblo panameño de los derechos humanos y de las libertades que perdió.

Leopoldo Aragón, exiliado político panameño, se inmoló en Estocolmo, un día como hoy —primero de septiembre de 1977—, frente a las instalaciones de la Embajada de Estados Unidos en dicha capital. Leopoldo Aragón no se suicidó. Su muerte fue un acto de protesta contra los tratados canaleros. Fue un acto de entrega a la patria que tanto quiso y a la libertad por la que tanto abogó. Sus crónicas y reportajes desde Washington en la década de los sesenta permitían a sus lectores seguir de cerca los aconteceres de la capital estadounidense que repercutían en América Latina. La invasión de Bahía de Cochinos, la Alianza para el Progreso, las monstruosidades jurídicas de la OEA, la situación en el Caribe, el golpe militar en Brasil; en fin... un sinnúmero de análisis.

Aragón finalizaba en 1965 su crónica sobre la inmolación de Morrison diciendo: “Al mismo tiempo que las llamas consumían la vida de Norman frente al Pentágono, adentro en la oficina de prensa, se expedían boletines sobre los estragos que las llamaradas de napalm infligían a los habitantes de Vietnam desde los cielos controlados por la aviación norteamericana”.

Al recordar la inmolación de Aragón me pregunto: ¿qué pensarán los que lo torturaron a él y a tantos en Coiba?; ¿qué pensarán los que lo exiliaron a él y a tantos?; ¿y los que se burlaron y tergiversaron su inmolación en los medios de comunicación locales?; ¿y los que ayer gritaban “¡Leopoldo Aragón, presente!”, para usar su nombre como espolique para sus fines particulares, y hoy lo han olvidado?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código