CANAL DE PANAMÁ

Un negocio verde con rostro humano: Emilio Messina

Tanto el mundo como el cuerpo pueden ser considerados de forma integral como sistemas cerrados, y un principio rector de este tipo de sistemas es que todo se encuentra interrelacionado.

Al no comprender nuestra vida de manera integral caemos en el reduccionismo moderno de entenderla fragmentada, por tanto, vemos a la economía, a la sociedad y, principalmente, a la naturaleza como algo separado de nosotros. Por esta razón nos comportamos como analfabetas ecológicos funcionales, con necesidades especiales que nos impiden conocer que ya sea un kilo de desecho industrial o uno de basura doméstica, en sus diferentes escalas, siempre tendrán un efecto sistémico sobre un mundo que funciona de manera interconectada. Es decir, como un entramado vivo, en donde lo que le hacemos a una parte de la trama, nos afecta a nosotros mismos.

Ahora, bajo esta perspectiva tanto la naturaleza como la gente no pueden separarse, porque ninguna de las partes tiene sentido sin el todo en que se inscriben; ambas son interdependientes. Por ello no nos asombra que en Panamá encontremos arena del desierto del Sahara y que el golfo de San Miguel guarde más relación con las islas Galápagos de Ecuador, por el sistema de corrientes marinas, que con nuestro propio país.

El Canal de Panamá, a pesar de estar inscrito en un modelo de desarrollo basado en el crecimiento económico, aporta significativamente al bienestar humano, orientado por una visión que considera que si este desarrollo no es sostenible, no puede llamarse como tal y que, aunque el negocio del tonelaje genera riquezas, estas también se traducen en bienestar para el conjunto de la sociedad. Se trata de un hermoso principio orientador del accionar de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), porque su visión de sostenibilidad considera que no es posible pensar en una vía sostenible en un país insostenible, y viceversa.

Entonces, ¿qué papel juega la naturaleza en la cadena del negocio y en la producción de bienestar? Los elementos de esta requieren ser conservados, por ejemplo, en Canadá, Estados Unidos y en otros países desarrollados. A los ecosistemas se les asigna valor por los servicios que prestan a la humanidad (captura de carbono, reproducción de especies y otros). El agua que contiene estos sistemas requiere ser conservada en calidad y cantidad, considerando diferentes usos y usuarios; en nuestro caso, el agua de la cuenca hidrográfica del Canal. Esta se conserva a través de recursos destinados por medio de programas, lo que supone una inversión, no un gasto, y todos estamos de acuerdo en que invertir en agua es invertir en la vida. La que se potabiliza se vende en bloque, beneficiando a más de 1.2 millón de pobladores; además, se utiliza para generar energía limpia que mueve las actividades del Canal y mantiene su valor indiscutible de uso en la operación continua, confiable y segura.

En nuestra actividad económica, ambiente y desarrollo, igualmente hay una interdependencia que le otorga al Canal un rostro humano, con poder social y seductor. Hoy se estima que por cada dólar que aporta la ACP al país, 10 centésimos se destinan a la educación, que rompe el círculo vicioso de inequidad social. Es decir, impacta significativamente en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, al producir bienestar, reducir la pobreza, promover el empleo, fomentar la igualdad de género, la equidad social y conservar el medio ambiente.

“Somos custodios de la creación”, reafirma el papa Francisco, y pensar en verde es parte integral de nuestra cultura organizacional, convencidos más que nunca de que administramos un Canal que, día a día, se construye con visión de país. Con una ruta acuática corta y de menos emisiones; que no confunde el bosque con lo verde del dólar, que es capaz de amar la naturaleza y respetar sus límites.

Hoy con nuestro enfoque de uso de energías renovables, la atmósfera sonríe, al incorporar a la flota de vehículos de la ACP el primer auto eléctrico, de cero emisiones, 85% más eficiente que el de combustible fósil y hecho 100% de material reciclado. Esta es mi grata experiencia de trabajar en un negocio verde con rostro humano, porque “el que hace lo que ama, está benditamente condenado al éxito...” ¡Este es el Canal que amo!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código