TRATADOS

La neutralización del Canal: Carlos Guevara Mann

La neutralización del Canal: Carlos Guevara Mann La neutralización del Canal: Carlos Guevara Mann
La neutralización del Canal: Carlos Guevara Mann

En el 25 aniversario de la invasión, el Movimiento Ciudadano por la Identidad Nacional ha solicitado al Presidente de la República que busque la nulidad o invalidez de las cláusulas del Tratado Torrijos-Carter de Neutralidad que permiten a Estados Unidos invadir a Panamá“y recuperar la administración del Canal, en circunstancias que ellos determinen. Estas cláusulas comprometen, ellas mismas, la neutralidad del Canal –además de resultar antijurídicas en el marco del Derecho Internacional”, manifiesta el movimiento.

La más conocida de estas disposiciones es la Condición No. 1 (de Concini), añadida unilateralmente por el Senado de Estados Unidos, la que autoriza al Gobierno de Washington a usar su fuerza militar en Panamá“para reabrir el Canal o reanudar las operaciones del Canal” en caso de que fuese cerrado o se interfiriese con su funcionamiento.

La solicitud del Movimiento Ciudadano por la Identidad Nacional es un desafío pendiente del Estado panameño, que ningún gobierno del período democrático se ha atrevido a enfrentar. A la petición hecha por el movimiento habría que añadir la revisión del tratado entre Colombia y Panamá, firmado en Montería en 1979, que exonera del pago de peajes a los buques de guerra colombianos que usen el Canal de Panamá.

Además de afectar la soberanía nacional, ambos instrumentos atentan contra la neutralización de la vía acuática. De acuerdo con el Dr. Julio E. Linares, tanto el Tratado Torrijos-Carter de Neutralidad como el Tratado de Montería colocan a Estados Unidos y Colombia, respectivamente, “en una posición de privilegio con respecto a cualquier otro Estado distinto de Panamá”.

El régimen de neutralidad establecido en el Tratado Torrijos-Carter de 1977, continúa el Dr. Linares, “no se aplica a los buques de todos los Estados en condiciones de entera igualdad, lo cual compromete y pone en peligro la neutralización del Canal de Panamá” (Julio E. Linares, Tratado concerniente a la neutralidad permanente y el funcionamiento del Canal de Panamá, IEPI, 1995).

La neutralización a que se refiere el Dr. Linares es una antigua aspiración panameña, inicialmente enunciada –tres años antes de la apertura del Canal de Panamá– por el Dr. Harmodio Arias Madrid en su obra El Canal de Panamá: un estudio de Derecho Internacional y diplomacia (1911). Una tercera edición acaba de ser publicada por la Editorial La Antigua y presentada, anoche, en el Museo del Canal Interoceánico.

La tesis del Dr. Arias es que independientemente de que Estados Unidos haya financiado y ejecutado la construcción del Canal de Panamá, el régimen jurídico que corresponde a la vía acuática es el de la neutralización, no el del control político por parte de Washington, como argumentaban (y aún argumentan) algunos sectores en el país del norte.

Según Sir Thomas Erskine Holland, citado por el Dr. Arias, la neutralización es la acción de “otorgar por medio de una convención un carácter neutral a los Estados, personas y cosas que habrían o podrían de otro modo tener el carácter de beligerantes. A partir de 1977 se dio a esta condición jurídica, en Panamá, el término de “neutralidad permanente”.

Tras un cuidadoso estudio legal, que consultó antecedentes importantes y hasta inéditos, el Dr. Arias concluyó, en 1911, que el régimen que corresponde al Canal de Panamá–en virtud del Art. VIII de la Convención del Canal Ístmico de 1903 (Hay-Bunau Varilla), el Art. III del Tratado entre Estados Unidos y Gran Bretaña de 1901 (Hay-Pauncefote) y la Convención relativa a la libre navegación del Canal Marítimo de Suez, firmada en Constantinopla en 1888– es el de la neutralización, en virtud del cual la vía acuática debe permanecer siempre abierta, tanto en tiempos de paz como de guerra, para todos los navíos de comercio o de guerra, sin distinción de banderas o tarifas: en condiciones de igualdad.

Las orientaciones expuestas por el Dr. Arias en 1911 guiaron nuestras jornadas revisionistas y abrogacionistas hasta los inicios de la dictadura castrense, cuando los militares desecharon la propuesta de neutralización en favor de un modelo sui generis que concede privilegios a Estados Unidos (y Colombia) y lacera la dignidad nacional. Veinticinco años después del desalojo de los militares, es tiempo de que Panamá acometa una genuina neutralización del Canal, para mayor seguridad de la vía acuática y tranquilidad de los habitantes del istmo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código