AMENAZA A LA DEMOCRACIA

Un nuevo modelo de dictadura: Temístocles De Obaldía

En la actualidad vemos cambios significativos en nuestro sistema político que nos llenan de preocupación y deben ser un tema de reflexión obligada de la sociedad en su conjunto. Hemos tenido, en los últimos 23 años, el periodo más tranquilo de nuestra vida republicana, pero antes de lograrlo, pasamos el tormentoso vía crucis de la dictadura militar, con las secuelas negativas que todos conocemos.

Dice un viejo refrán que “después de la tormenta viene la tranquilidad”. Esto pasó en el campo político, luego de la caída del general Manuel A. Noriega, en 1989, y hasta ahora. Sin embargo, han comenzado a registrarse comportamientos y vicios que amenazan nuestra tranquilidad y a los que debemos poner especial atención.

Las dictaduras militares de las décadas de 1960, 1970 y 1980 en América Latina se caracterizaban básicamente por lo siguiente: centralización del poder en las esferas militares; férreo control militar sobre la vida del país y con un uniformado como jefe de Estado; eliminación de los procesos electorales y de las instituciones político-electorales (Congreso, Tribunal Electoral, partidos) y de todo vestigio de oposición política; e implantación del miedo a la ciudadanía mediante amenazas de torturas físicas y psicológicas, cárcel, exilio y hasta la muerte.

Las dictaduras militares quedaron en el pasado, pero surgió un nuevo esquema de dictadura civil dentro del propio sistema democrático, lo que puede ser altamente peligroso para el futuro del país.

Este nuevo esquema juega dentro del sistema democrático, pero debilitándolo, y basándose en un exacerbado presidencialismo para controlar la vida del país. Es una novedad en el panorama político mundial y lo interesante es que, tanto izquierdistas como derechistas, hacen uso de este, teniendo como objetivo fundamental la perpetuación en el poder. Por ejemplo, la Rusia de Putin, la Venezuela de Chávez y Maduro, la Argentina de Kirchner, el Ecuador de Correa, la Bolivia de Morales y el Panamá de Martinelli, etc.

Hay características comunes que definen este nuevo esquema, pero también se adicionan algunos elementos autóctonos para cada caso. A continuación enumero los que definen la nueva dictadura:

1. El debilitamiento de la institucionalidad democrática por medio del control directo de los órganos del Estado.

2. Un fuerte paternalismo y populismo, con el uso indiscriminado de los recursos del Estado con finalidad política.

3. El endiosamiento del jefe político, Presidente o primer ministro.

4. El hostigamiento constante a los medios de comunicación independientes para su posterior control, por medio de leyes que regulen su actividad, para infundirles miedo y que se autocontrolen o para, finalmente, adquirirlos.

5. La utilización de todas las instituciones o mecanismos de control o fiscalización del Estado para perseguir a opositores. Esta modalidad castiga al adversario político en su patrimonio personal, llevándolo a engorrosos procesos judiciales y a su descalificación personal o profesional.

6. El cuestionamiento y descalificación, a ultranza, de la política tradicional y del sistema político preexistente para desmoralizar e inmovilizar a la sociedad.

7. El uso de toda la capacidad mediática para publicitar la actividad gubernamental y fortalecer, desde el Gobierno, a su partido político.

8. El control del poder con fines económicos. Los negocios desde el Gobierno solo beneficiarán a sus allegados, quienes se convierten a su vez en patrocinadores de la causa.

9. El alto endeudamiento público para desarrollar proyectos, desde el Gobierno, que permitan venderlos mediáticamente.

Existe una verdad irrefutable en este proceso, que los políticos han comenzado a redimensionar: “El poder político, mediante el control absoluto del aparato estatal, tiene más fuerza que cualquier otro poder”.

El presidente Martinelli y sus allegados han comprendido claramente este hecho y lo han puesto en práctica, sin ningún rubor. En los 23 años que tenemos de democracia, ningún Presidente se atrevió a llegar tan lejos, y aunque tenemos una democracia imperfecta, es un tesoro que debemos seguir cuidando.

La corrupción, la inmoralidad, el paternalismo, el juega vivo, el transfuguismo y el debilitamiento institucional son el caldo de cultivo para el desastre y el caos social, económico y político. Martinelli y su dictadura civil nos llevan por un camino de alto octanaje, con consecuencias muy negativas para el país. Gracias a la acción rápida y oportuna de políticos y grupos organizados, se evitó la reelección presidencial, pero todo indica que mantendrá una alta cuota de poder en el próximo lustro. Igualmente, les vaticino que intentará ser candidato presidencial en 2019.

Tarde o temprano los pueblos pagamos los abusos y errores de gobernantes inescrupulosos. Es hora de tomar plena conciencia de lo que queremos como país y de cómo aportamos nuestro granito de arena para robustecer y mejorar nuestra democracia.

Las dictaduras militares empobrecieron, dividieron y destruyeron a sus países y, finalmente, terminaron cayendo inexorablemente. Las dictaduras civiles comienzan a demostrar sus enormes debilidades, como ocurre en Venezuela y Argentina, y tendrán el mismo resultado. No tenemos que descubrir ninguna fórmula secreta. Los países que han alcanzado niveles de desarrollo económico, social y de sostenibilidad a largo plazo han basado sus políticas en el respeto irrestricto a la separación de los poderes, a la institucionalidad democrática, a la transparencia en la gestión pública y a políticas de Estado consensuadas.

Las dictaduras civiles, al igual que las militares, son retrocesos funestos en el devenir de los países. Cambiemos nuestra mentalidad por lo inmediato y mercantilista, por una en que los valores y principios morales vuelvan a ser el eje que rige nuestro accionar político.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código