MEJORES CIUDADES

El observatorio de sostenibilidad: Magela Cabrera Arias

En muchos países la crisis ambiental impulsa el uso del conocimiento para alcanzar el desarrollo sostenible. Aquí, el 3 de agosto, el Instituto Smithsonian, la Universidad de McGill (Canadá), la Universidad Santa María la Antigua y el Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología convocaron a sectores privados y gubernamentales, comunitarios, indígenas, académicos y ONG para intercambiar ideas y propuestas hacia la sostenibilidad y el establecimiento del Foro y Observatorio de Sostenibilidad en Panamá.

Los observatorios recolectan, seleccionan, gestionan y aplican indicadores y estadísticas para evaluar y dar seguimiento a las condiciones de las zonas estudiadas. La convocatoria planteó analizar, en principio, ciudades, zonas costeras y áreas boscosas.

Por la gravedad de los problemas de Panamá, ciertamente, se requieren de iniciativas como la del Observatorio de Sostenibilidad, cuyos propósitos incluyen establecer un espacio para la reflexión, la investigación y la difusión de la información científica que allí se forje, lo que permitirá tomar mejores decisiones. Los coordinadores prevén que las siguientes convocatorias continuarán a inicios de 2013, a fin de generar mayores conocimientos que nos acerquen a la sostenibilidad.

Los grupos de trabajo y sus coordinadores hicieron una primera aproximación a los desafíos que enfrentamos. El grupo interesado en las áreas boscosas señaló que Panamá tiene una cobertura boscosa de más de 40% de su superficie, y que el bosque provee de madera y representa para los campesinos la posibilidad de expandir la ganadería y la agricultura; para los indígenas, es parte de su cultura y fuente de vida y base de la biodiversidad. Además de ser sumidero de carbono, es esencial para el ciclo del agua, y alberga en el subsuelo minerales como oro y cobre. Es decir, es un territorio que concentra importantes y contradictorios intereses y es fundamental, desde el punto de vista social, económico y ecológico. Quienes estudiaron las costas mencionaron la existencia de conflictos de intereses, en ausencia de planes integrales del uso de suelo; el alto costo de los terrenos; la escasa conciencia ambiental; el carácter de “enclave” de los desarrollos turísticos; y la eliminación de los manglares con su repercusión en la pesca y en el riesgo de inundación la población en el litoral. Y, los que analizaron las ciudades señalaron que es esencial investigar temas tales como: migración indígena y campesina; gestión de desechos sólidos; escasez y mal uso del espacio público y del equipamiento urbano; construcción de ciudadanía e impulso a la participación; riesgos, movilidad y cultura y mercados de suelo. A su vez el coordinador mencionó otros problemas: escasez de vivienda asequible y de transporte público y privado; criminalidad y violencia; crisis en los servicios públicos (agua potable); conservación de áreas naturales (manglares y cuenca del Canal) y de recursos culturales (áreas patrimonio de la humanidad); contaminación del aire y sus implicaciones en la salud, y necesidad de empleo de calidad.

El censo de 2010 confirmó la tendencia a ocupar las zonas urbanas; el 65% de la población del país vivía en áreas urbanas y el 47% en la región metropolitana, lo que exige que se instauren urgentemente políticas para la sostenibilidad. El tipo de relación que la sociedad establece con el territorio determina el tipo de ciudades que se construyen; así, la primera condición para la sustentabilidad es una relación armoniosa entre sistema natural y artificial, y la segunda es estipular con sensatez y justicia el derecho colectivo a la ciudad y las exigencias privadas de la acumulación del capital. Consecuentemente, una ciudad sustentable requiere potenciar su cualidad pública y controlar las consecuencias negativas que el mercado provoca.

La sostenibilidad involucra capital social y capital natural, además de equidad intergeneracional, nacional e internacional. Las prácticas exitosas hacia la sostenibilidad ambiental y social incluyen dos maniobras. Evaluaciones ambientales estratégicas –mecanismos para prever los impactos ambientales, sociales y económicos de emprendimientos ejecutados simultáneamente sobre un territorio–; y la construcción y uso de indicadores de sostenibilidad que ofrezcan información científica y tecnológica necesaria para tomar buenas decisiones (que afectan a la colectividad) al tiempo que permiten la fiscalización ciudadana, esencial para asegurar el uso correcto de los recursos y la buena gestión de los servidores públicos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 May 2017

Primer premio

8 3 9 4

AACB

Serie: 3 Folio: 11

2o premio

5974

3er premio

7634

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código