ELIMINAR LAS ESCUELAS PÚBLICAS

Una nueva opción para la educación: Pablo J. Gutiérrez F. III

La educación es la única oportunidad que tienen millones de personas para salir de la pobreza. En Panamá tenemos una educación sumamente deficiente comparada con la de otros países. Solo tenemos que ver la posición que obtuvimos en el Informe PISA del 2009: 63 en ambas, ciencias y lectura y 65 en matemáticas. Obtuvimos esas posiciones en un total de 66 países evaluados. Definitivamente algo tenemos que hacer para mejorar si queremos que el país tenga un crecimiento sostenido.

Hoy propongo analizar una opción, los “school vouchers” o vales escolares. Los vales son certificados emitidos por el Gobierno, que los padres pueden utilizar para pagar el costo de escuelas públicas, privadas o para reembolsar el costo de educación casera. Los vales son utilizados en muchas partes del mundo, incluyendo Chile, Hong Kong y Holanda. Menciono estos tres países, ya que obtuvieron puestos significativos en el Informe PISA. Hong Kong estuvo en el top 5 en las tres categorías, lectura, matemáticas y ciencias. Holanda ocupa la posición 10 en lectura y 11 en matemáticas y ciencias. Chile, aunque no estuvo en los puestos más altos de la medición, es el país latinoamericano con la posición más alta.

No es un secreto que la educación privada en Panamá es mejor que la educación pública. Una investigación realizada por el Center on Education Policy, en Estados Unidos, quiso demostrar que las escuelas privadas no son mejores que las públicas. Sin embargo, el estudio encontró que en efecto, las privadas sí son mejores y que las escuelas católicas que son controladas por órdenes religiosas, como la orden jesuita, son mejores que cualquier otra.

Las escuelas privadas, encontraron, hacen más para que los estudiantes utilicen el pensamiento crítico en vez de estar memorizando para salir bien en exámenes. En fin, las pruebas de que las escuelas privadas son mejores existen. Einstein dijo que la definición de locura es hacer lo mismo siempre y esperar un resultado diferente.

Propongo que se eliminen la mayoría de las escuelas públicas en Panamá. Digo la mayoría porque hay lugares sumamente remotos en los que el capital privado no querrá entrar. Aquí se pueden mantener escuelas públicas. Este proceso sería escalonado. Comenzaríamos eliminando escuelas en una región y así permitiéndole a los estudiantes buscar escuelas privadas a las cuales cambiarse. Este tipo de proyectos no se pueden hacer de la noche a la mañana, ya que el sistema colapsaría y sería un caos.

Muchos dirán, ¿pero qué pasa con las personas que no tienen para pagar las escuelas privadas? Con los bonos se resuelve este problema. En 2011, el presupuesto del Meduca fue de mil 186 millones. Si revisamos la cantidad de estudiantes de 2010, 702 mil 947, podemos ver que a cada estudiante le corresponden mil 687 dólares con 18 centavos. Esta cantidad variará, obviamente, ya que usé el presupuesto de 2011 y la cantidad de alumnos de 2010; sin embargo, la variación al número real no será tan significativa.

Con esa cantidad de dinero anual, los padres pueden enviar a sus hijos a una de las tantas escuelas privadas que hay en el país. Ahora bien, en este momento no hay suficientes escuelas privadas para cubrir toda la demanda que habría si se eliminan las públicas.

Aquí es donde entra la ley de la oferta y demanda. Donde hay demanda, llegará la oferta. El mercado, o sea los consumidores, son los que decidirán a donde enviar a sus hijos. Esa es la belleza del libre mercado. Nosotros decidimos, mediante nuestro conocimiento, dónde enviar a nuestros hijos y no es el Gobierno el que decide por nosotros.

El Gobierno, supuestamente, sabe lo que es bueno para todos. Pero esto es falso, solamente las mismas personas saben lo que es bueno para cada uno. El dinero de los bonos será otorgado a los padres del niño y estos pagarán la escuela a la cual enviarán a sus hijos. Sin embargo, los padres tienen que forzar a sus hijos a mantener un promedio competitivo, ya que si no lo tienen, perderán el bono.

The Friedman Foundation for Educational Choice realizó muchos estudios en Estados Unidos y comprobó que los bonos escolares y que las personas elijan donde estudiar tienen un impacto sumamente positivo en los jóvenes. Los estudios realizados en Milwaukee, Florida, Ohio, Texas, Maine y Vermont demostraron que los bonos tienen un impacto muy positivo en las escuelas públicas. Esto es de esperarse, ya que los bonos fuerzan a las escuelas públicas a competir con las privadas, obligando a las públicas a mejorar.

La opción de vales escolares para educar a las personas es efectiva y funciona. A veces solo hace falta pensar un poco más allá y tener visión a futuro para poder resolver los problemas que enfrenta la sociedad hoy en día.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

19 Dic 2014

Primer premio

8 1 9 6

CBCB

Serie: 4 Folio: 3

2o premio

0066

3er premio

0013