URBANISMO PANAMEÑO

Una oportunidad perdida: Carlos Antonio Solís Tejada

Una oportunidad perdida: Carlos Antonio Solís Tejada Una oportunidad perdida: Carlos Antonio Solís Tejada
Una oportunidad perdida: Carlos Antonio Solís Tejada

El 15 de febrero de 2016, el alcalde de la ciudad de Panamá, durante una presentación de su plan de acción, ante la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA), dijo algo que nos debe preocupar a todos los profesionales del urbanismo. Al ser cuestionado por un colega, miembro de la Junta Municipal de Planificación, sobre las condiciones excluyentes hacia el profesional panameño por parte del pliego de cargos del estudio del Plan Parcial de Ordenamiento Territorial de San Francisco, el alcalde contestó que los profesionales locales no tenemos experiencia en planificación, algo que la directiva actual de la SPIA no supo responder con contundencia.

No es cierto que no exista la experiencia ni la capacidad; los planes y normas desarrollados hasta el momento atestiguan la experiencia local, aun cuando su ejecución deje mucho que desear. Sin embargo, no debemos temer a los errores, porque mediante un buen proceso de aprendizaje de estos se puede ir perfeccionando el ejercicio urbanístico. En este sentido es clave la inclusión de las instituciones académicas en ese proceso de aprendizaje. Además, quien estas líneas escribe, logró reclutar un equipo panameño con la formación necesaria, con la intención de licitar.

La empresa Idom, que por cierto ya está trabajando con el municipio y el Metro de Panamá en proyectos financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo, resultó ganadora, a pesar de no cumplir con lo exigido por la Ley 15, de 1959 (al tener una mayoría de profesionales extranjeros) ni reunir los requisitos del pliego que exigían maestrías en diversas especialidades, y aceptar licenciaturas españolas como equivalentes a títulos de maestría, sin ser validadas por la Universidad de Panamá, además de otra serie de irregularidades.

Más pudo el apuro de tenerlo todo listo de cara a las elecciones presidenciales de 2019, que el deseo de dejar un legado permanente al país.

El alcalde habla de empoderarnos en el proceso de planificación, sin embargo, este proceso es excluyente de la participación económica del profesional panameño. No basta con darle a firmas jóvenes proyectos de planificación más pequeños, como los de calle Uruguay y vía Argentina; si queremos construir las capacidades locales, es necesario facilitar la participación de las empresas y profesionales del patio en proyectos más complejos, privilegiando su contratación al diseñar los pliegos de cargos, de manera más flexible y teniendo en mente el desarrollo de las capacidades locales. Por tanto, buscar a expertos foráneos, como desea hacer el municipio, resulta contraproducente.

Si bien los extranjeros pueden contribuir con nuevas y valiosas perspectivas, estos se llevan su know-how global y local fuera del país, además de acarrear gastos al contribuyente en pasajes aéreos, honorarios internacionales, vivienda, gastos legales… a menos que hagan todo a control remoto con nuestros impuestos, sin pagar ellos impuestos locales. Los consultores internacionales nos podrían asistir fortaleciendo las capacidades faltantes del municipio y panameñizando así su conocimiento, para lograr la autosuficiencia local, algo que está en el espíritu de la Ley 15 de 1959.

Creo que está de más recordarle a la ciudadanía que la mayoría de los profesionales urbanistas en Panamá, incluyendo este servidor, tienen formación y hasta experiencia, tanto en Europa como en Estados Unidos, lo que ha servido de base para crear el equipo de la Dirección de Planificación Urbana del Municipio de Panamá, y es la base de expertos con la que cuentan las empresas establecidas en este país. Sin embargo, el municipio decidió perder una oportunidad para hacer avanzar el desarrollo del urbanismo local.

Por ello, para evitar esta clase de despropósitos y avanzar al desarrollo de las ciencias urbanas y de la planificación, es necesario crear esta carrera especializada e integrar a todos los profesionales de distintas disciplinas, especialistas en el tema (no solo a arquitectos e ingenieros) y protegerlos, mediante una ley de carrera, y un gremio que la regule, fortalezca y defienda. Esto es necesario para cimentar la descentralización con el recurso humano para el desarrollo de los planes locales, distritales y regionales, y su actualización; además de fortalecer la capacidad institucional de los municipios con la mayor disponibilidad de planificadores experimentados. Algo que, paulatinamente, tendrá su influencia en el sector inmobiliario. El Municipio de Panamá tiene la clave para comenzar este proceso.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código