Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

CONGRESO

El orgullo PRD: Mario Velásquez Chizmar

Sin dar la pelea no se puede ganar. El camino para alcanzar el poder destaca por lo escabroso. Juan Carlos Navarro es un fruto del PRD, una organización socialdemócrata que se necesita entera y animada para lograr la victoria. Su estructura y plataforma constituyen herencia de un proceso que, entre dificultades de todo tipo, nos condujo a completar la soberanía.

En la democracia panameña, que zozobra entre pesados lastres sociales, resulta un pecado histórico pretender corregir el rumbo desconociendo las virtudes de una organización política de carácter nacional, con antecedentes de enorme vitalidad en el desarrollo del país y de grandeza en el campo internacional. Volcar a todo un cuerpo de esta naturaleza a las tareas de un duro torneo electoral conlleva una alta dosis de humildad. Pero sobre todo, un fuerte ingrediente de compañerismo y respeto por la libertad de opinión, dentro del contexto de reales prácticas de oposición y una comprobada disposición contraria a los intereses del adversario.

El Congreso Extraordinario del próximo 26 de enero es el evento propicio para extender la mano y desencadenar el tsunami PRD. No para exigir sumisiones, sino para ser magnánimos. Nadie debe esperar claudicaciones, menos cuando falta tan poco. La escogencia de Gerardo Solís y la designación de Nito Cortizo evidencian que no prima un solo color, que hay cabida para más gente. Aspiraciones completamente satisfechas no hay. Es ingenuo figurarse que la buena voluntad apareció de repente y se inclinó ante la fatalidad. El azul conservador no se ha borrado. La lucha de principios sigue vigente. No cabe olvidar las heridas causadas por el vulgar clientelismo ni los intentos de esconder las raíces del PRD. Se trata de la posibilidad de derrotar al enemigo de todos. De resucitar esa maquinaria organizativa, que es la mejor herramienta con que cuenta esta sociedad hoy para liberarse del sátrapa.

Convirtamos una simple reunión de delegados donde no hay competencia alguna, en un verdadero, masivo e inolvidable acto de compromiso torrijista que estremezca a toda la ciudadanía. Martinelli debe sentir ya la derrota. Si pasa como un acto proselitista más, la siesta no terminará. Este efecto no se logra con “motivadores de conducta” extranjeros y “motivados” por “Don Dinero”. Tampoco con mensajes de confirmación de que todo marcha bien y que nada distinto se requiere para ganar. Si es así, se habrá perdido una gran oportunidad. Movilizar tanta gente para decirle que todo sigue igual se pagará caro en mayo. Es importante reivindicar el torrijismo como vehículo liberador, para un desarrollo integral, cuya propuesta se resume en un aguerrido e incansable combate contra la desigualdad.

Que no sea un Congreso para repetir las propuestas del Plan de Todos. Que sea una tribuna para sellar nuestras actuaciones con los intereses populares, irreverente ante los oportunistas del poder económico, donde resaltemos que el legado torrijista destapa la falacia de los cuatro años. Un Congreso que permita abrir puertas, donde no se confunda optimismo con triunfalismo, donde solo se respire unidad y orgullo PRD.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código