TRISTE REALIDAD

El país de la anarquía: Hernán G. Posada R.

Hoy me voy a permitir la libertad de aplicar esta palabreja en sentido amplio y genérico para repasar lo que todos los panameños estamos viviendo hoy. La anarquía está presente de todas las maneras posibles, nadie respeta a nadie, los valores, conceptos y leyes se pisotean a cada minuto, el deber cívico solo es un archivado pregón, cada uno actúa en su propio beneficio, el colectivo no cuenta. Si a mí no me tocan, no me importa, no me incumbe y no me meto.

Está presente porque unos cuantos violan los derechos fundamentales de la mayoría cuando, por ejemplo, se cierran las calles por cualquier causa –justa o no– amenazan la vida, honra, bienes y seguridad de todo un país, imponiéndose a la fuerza, impidiendo que esa madre lleve a su hijo grave al hospital, que ese trabajador humilde llegue a su trabajo, que el alto ejecutivo firme ese contrato importante y que el turista que vino a Panamá a conocer, descansar y maravillarse regrese al aeropuerto. Cuando ese turista retorna a su país, le aconseja a todos que no vengan nunca, porque aquí unos cuantos se toman las calles por cualquier motivo y paralizan un país que presume de ser el más adelantado de la región. En materia vehicular y de transporte sí que se muestra gigante la anarquía que nos ahoga. Somos el único país en el mundo en donde no hay taxis, todos se volvieron colectivos, eso sí, cobrando como si fueran selectivos y yendo solo a donde quieren. En este país el conductor de “diablo rojo” atropella y asesina impunemente y cuenta en su haber con cientos de boletas sin pagar o perdonadas; aquí los choferes de camiones se estacionan en medio de la calle a descargar mercancías o para comprar un hot dog; y los automovilistas se estacionan en doble fila o detrás de otro vehículo sin importarles si el dueño del carro que “trancan” necesita salir de urgencia o moverse de su lugar. Es clara la anarquía cuando a altas horas de la madrugada, o a cualquier hora, transitan camiones, buses, motos de alto cilindraje y las detestadas “Chivas Parranderas”, que van a cinco kilómetros por hora y cuya música estridente revienta los oídos, la tranquilidad, el sueño y la salud de quienes tienen la infortunada suerte de vivir en su ruta. Inclusive, pasan cerca de hospitales en donde los pobres pacientes, con graves dolencias, deben soportar todos los días el poco importa de estos sujetos; claro, con la venia de las autoridades que deberían hacer cumplir las leyes, normas y decretos que existen al respecto, pero cuando los ven y oyen pasar miran para otro lado.

Hay más, la anarquía se extiende a los funcionarios públicos y privados que atienden, con cara de puño, a los contribuyentes; a las constructoras que se toman las calles, las destrozan y nunca las reparan; a los “bien cuidado”, porque si no les pagas por el “servicio” te rayan el carro o la cara; a los periodistas que buscan protagonismo (no la verdad ni la imparcialidad) cuando se bloquea a un medio por cumplir con su deber de informar hechos ciertos; al vivo que ha hecho de “su” calle una terminal de contenedores y camiones (por ejemplo, calle 37 y 38 al lado del hospital Santo Tomás); a aquellos que aprueban leyes con gran vehemencia, a la velocidad del rayo, y que luego con la misma velocidad, pero sin la vehemencia inicial reculan sin sonrojarse.

Hay anarquía cuando los “políticos” se cambian de partido, como cambiarse de corbata, no por razones ideológicas, sino de “pesos”. El irrespeto por los demás campea por doquier. Es triste, pero es una realidad palpable que vivimos al hacer largas filas para una cita médica, pagar un servicio, cobrar una pensión, recibir tratamiento médico, subir a un Metro Bus, etc. Seguramente se me quedan muchos más ejemplos de este mal que padecemos, pero todos y todas las conocemos de sobra. Usted que ha tenido la paciencia de leer estas líneas lo sabe, lo grave es que a nadie parece importarle, quizá aquí cabe parafrasear al Chapulín Colorado: “Y ahora, ¿quién podrá defendernos?”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código