CRIMINALIDAD

Estado panameño: ángel o demonio: Orestes Arenas Nero

El miércoles pasado, en un confuso incidente la Policía Nacional de Panamá disparó contra un vehículo en el cual se encontraba una familia que iba de paseo al interior del país, hiriendo gravemente a una adolescente de 15 años de edad y acabando con la vida de un bebé de 2 años de edad.

Es imposible, con lo hermético que ha sido la policía, poder determinar qué fue lo que realmente sucedió. Pero lo cierto es que este hecho es solo la punta del iceberg, que refleja cómo el Estado irrespeta las garantías y derechos fundamentales de la población, en su supuesta la lucha contra la criminalidad.

Y el esquema dado por el penalista argentino Zaffaroni es sencillo, “si es peor la distribución de las riquezas, entonces será mayor la criminalidad”, es decir “a menor acceso a la salud, educación, alimento y trabajo; mayor robos, hurtos y demás delitos contra la propiedad”, y como los Estados han renunciado a luchar contra las causas de la delincuencia, entonces está luchando contra los delincuentes (de sectores marginales y no de cuello blanco); y siempre fracasarán, porque con esto no resuelven los problemas estructurales de la sociedad.

Pero hay sectores retrógrados que piden “cero derechos para los criminales”, sin saber que las garantías y derechos que hoy tiene el acusado de un delito, son producto de luchas históricas frente a las arbitrariedades que ha cometido el Estado en contra de personas inocentes.

Y quién mejor que nosotros los panameños para entender esto, después de haber vivido más de dos décadas en dictadura.

Nosotros como sociedad debemos preguntarnos: ¿queremos maquillar en problema de la delincuencia (con su perverso costo colateral)?, o por el contrario, ¿queremos atacar la raíz del problema? Si creemos en la primera solución, entonces armemos a la policía hasta los dientes, y entreguémosles el poder de arrebatar vidas y violar derechos. Pero si queremos enfrentar las causas de la delincuencia, entonces distribuyamos mejor las riquezas a través de verdaderas políticas sociales.

A nuestro juicio, hay que despertar de ese sueño embrutecedor al cual nos han sometido las elites dominantes, en el cual nos han hecho creer que el demonio es el hermano del pueblo y el Estado es el ángel guardián.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código