CARACTERÍSTICAS

El perfil del político ideal: Álvaro Lasso Lokee

En nuestro país y con base en las encuestas, varios sectores de la clase política son percibidos como actores que utilizan su posición privilegiada para obtener beneficios personales. El lema “Entran pobres y salen millonarios”, de la campaña del partido Cambio Democrático, tuvo mucha aceptación entre los electores por la crudeza con que describía a los políticos. Esa percepción se mantiene y algunos grupos han reinventado el lema al señalar que ahora “entran millonarios y salen multimillonarios”. Estos lemas dicen mucho y nos deben preocupar más.

Dicha percepción no se basa, necesariamente, en que se tenga acceso a información de las cuentas bancarias de los políticos. Obedece, más bien, a que se filtra información de compañías con sociedades anónimas que participan en licitaciones o contrataciones directas, entre cuyos directivos figuran familiares cercanos o amistades allegadas a funcionarios del Gobierno, tal es el caso reciente de una ministra. Esto, también, ocurrió en los gobiernos de Mireya Moscoso y de Martín Torrijos, entre otros.

Además de estos procedimientos, que hacen dudar de la clase política, se nombran a familiares en puestos relevantes y bien remunerados, quienes muchas veces no tienen el perfil laboral mínimo; se registran escándalos por la venta de tierras y otros casos de conflictos de interés, lo que impide confiar en los altos funcionarios. Una expresión que llamó la atención en su momento, y las más vulgar de todas, fue la que pronunció un exdirigente del PRD: “todos los gobiernos roban”. Por esa misma línea podrían salir muchas historias, pero luego de esta introducción deseamos exponer las características del político en el gobierno ideal, que los ciudadanos debemos tener en cuenta en procura de lograr un mejor país. Estas características son:

Transparencia: Es uno de los elementos más importantes en un sistema democrático porque permite conocer el uso de los fondos públicos, que son de todos. Existe una legislación al respecto, pero no se aplica en muchas instituciones y hay obstáculos que la impiden.

Compromiso social con los necesitados: la distribución de la riqueza en nuestro país se cuenta entre las peores en América Latina. Este desequilibrio es un factor de riesgo para la población, al aumentar la delincuencia y el narcotráfico. Por esto, nuestros políticos deben buscar estrategias para reducir la pobreza.

Consistencia: Más que una cualidad, es una necesidad básica para gobernar de manera exitosa. Quien no es consistente en su manejo, pierde credibilidad.

Racionalidad: Esta es una cualidad inherente a todo ser humano, que le permite hacer la diferencia entre alguien exitoso o fracasado.

Visión a largo plazo: en nuestra historia tenemos como ejemplo de alguien que aplicó esta característica, adecuadamente, el Dr. Belisario Porras.

Nacionalismo: Considero que el buen político debe velar por todo aquello que procure el interés de los ciudadanos.

Preparación académica: Hoy día para conseguir un buen empleo hay que estar bien preparado. El Presidente no debe ser la excepción, él debe tener una buena formación académica. Esto no es garantía de éxito, pero lo acerca a tener mayor probabilidad de lograrlo.

Apertura a las buenas ideas y a la conservación de valores: Reconocer los cambios que se dan en nuestra sociedad es importante, pero también debe serlo conservar los valores tradicionales que son básicos en nuestros ciudadanos.

Solvencia moral: No se debe llegar a ser político y tener una doble o triple moral. Me refiero con esto a esos políticos que saltan de partido cada vez que hay un cambio de gobierno o a los que dicen una cosa, pero con sus acciones hacen otra. Ellos no son ejemplos ni cuentan con valores dignos de aplaudir. Son pocos los que renuncian, cuando incurren en malos manejos o escándalos. Cuando se habla de honestidad, no se puede aplaudir con una mano y con la otra dar una puñalada.

Autocrítica: La capacidad de autocriticarse y reconocer sus errores son cualidades que aseguran una excelente gestión. La gestión de calidad de las empresas se hace con base en las evaluaciones. Los gobiernos deberían hacer lo mismo.

Humildad en el trato: Lo que hace más grande a una persona y a un funcionario es la humildad en el trato. Eso lo convierte en alguien más grande, pero es algo que también escasea entre nuestros políticos.

Sensatez: Si el político carece de esta cualidad, tenderá a cometer muchos errores, al perder las perspectivas de su gestión. Lamentablemente, esto le ocurre con frecuencia a la clase política, que pierde su visión y se deja llevar por los malos consejos, perdiendo su sensatez.

Liderazgo: Esta cualidad no todos los políticos la desarrollan; observamos que se designan como representantes de la sociedad a familiares de influyentes políticos y que se elige a representantes, diputados, alcaldes y hasta mandatarios solo por sus apellidos, no por su liderazgo.

Democrático y respetuoso de la Constitución: Esto no solo es una cualidad, sino una obligación para cualquier político. Él debe cumplir las leyes y respetar la independencia entre los órganos del Estado. Esto no siempre se cumple en Panamá, pero en los países del primer mundo, quien no respeta la Constitución, puede ser juzgado y condenado.

Reunir todas estas características en un político que aspira a un cargo público puede ser solo un sueño, pero las comparto con la esperanza de que algún día ese sueño del político ideal se haga realidad

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código