NUEVA CONSTITUCIÓN

La pestilencia en la memoria: Luis Rubén Paz Mollah

La pestilencia en la memoria: Luis Rubén Paz Mollah La pestilencia en la memoria: Luis Rubén Paz Mollah
La pestilencia en la memoria: Luis Rubén Paz Mollah

Uno de los cuadros más llamativos del inmenso Salvador Dalí es conocido como La Persistencia de la Memoria y está en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Me parece un cuadro hermoso, aunque interpretarlo depende de la imaginación de quien lo mira. Cuando veo esos relojes cuasifundidos me da la impresión que el tiempo se detuvo en el mismo y en la mente de Dalí cuando lo pintó.

Y en Panamá, nuestro amado país, a pesar de las obras y los cambios arquitectónicos que tanto atractivo le vienen dando a las ciudades parece que el tiempo se detuvo en cuanto a corrupción, injusticias, abusos, peculados y otras podredumbres. La pestilencia está en casi todas las esferas y los ciudadanos somos conscientes de ello, porque está acumulada en nuestra memoria desde hace muchos años. Quizás algunos jóvenes no lo perciban de esa manera, deslumbrados con el cloroformo de tanta vistosidad, pero es un problema real y que está acabando con nuestra patria, tan pequeña como querida, parodiando a Miró.

Basta admitir que la ampliación del Canal sirvió para que el grupo constructor se carcajeara de nosotros con adendas y sobrecostos que atrasaron la entrega de la obra. Ya es motivo de escarnio internacional que uno de los más grandes contratistas con el Estado sea una compañía tan cuestionada, que mencionar el nombre es vergonzoso y son ellos quienes participan en la construcción del Metro, las cintas costeras y otras obras.

No cambiar esta situación es lesionar más los intereses del Estado y burlarse de sus habitantes, que en cada cambio político escuchan las mismas promesas y conciben las mismas falsas esperanzas. A pesar de que algunos afirman que no estamos preparados para una constituyente, no hacer ese cambio es ahondar la gravedad de la situación y acrecentar el caos, las iniquidades y la descomposición generalizada.

Se está empujando al pueblo a que se hagan cambios más drásticos o abriéndole el camino a ideologías ilusorias mucho peores. No se puede postergar una constituyente originaria en la que al elaborar la nueva carta magna intervengan pensadores de intachable ética y cuya moral no tenga máculas.

La Constitución actual, que nació gestada en los cuarteles, no resiste un parche más. Es necesario escribir una carta moderna, acorde con los tiempos y que proteja a los ciudadanos de la pillería y el saqueo, alejando a funcionarios y magistrados que tengan como norte su propio beneficio a toda costa. El único atractivo para postularse a cargos públicos debe ser el servirle a la Nación y no servirse de ella. Cero tolerancias y cero privilegios. Las prerrogativas y los fueros deben desaparecer de nuestro diccionario nacional. Mientras esto no se entienda, no iremos a ninguna parte.

Es largo el camino para llegar a ser una nación íntegra y si no se dota a los ciudadanos de verdadera igualdad, cimentando al Estado con bases incólumes para hacer de Panamá una República ejemplar y no una marioneta de país, no habrá verdadero progreso ni mucho menos fraternidad como anhelamos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código