VALOR HUMANO

La plenitud de la Navidad: Gloria Zúñiga de Preciado

Temas:

Cuando al inicio de su pontificado, Carol Wojtyla dijo: “¡No tengáis miedo! Abrid de par en par las puertas a Cristo. Abrid los confines de los Estados, los sistemas económicos y los políticos, los vastos campos de la cultura, de la civilización y del desarrollo a su poder salvador”; se refería, sin duda alguna, a no tener miedo a hacer el bien con el cultivo del espíritu y el amor a Dios.

Y es que es necesario analizar cada paso de la humanidad mirándolo desde ese prisma.

La nobleza, la dignidad, la lucha por la justicia, el respeto al derecho ajeno, el amor al prójimo, la caridad, la defensa de la paz y los valores son parte de la buena conducta en el temperamento de un pueblo y de cada individuo.

En este mundo no contribuye al valor humano el ser guapo, el de fina estampa ni el feo ni el rico en bienes materiales ni el pobre sin riquezas; tampoco el genio ni el de corta inteligencia ni el creyente ni el ateo. Y es que al valor humano solo lo respalda la bondad del corazón.

¿Y quién ha encarnado esa bondad desde siempre? Jesús de Nazareth. ¿Y cómo entender esa figura de Jesús? Como hombre de bien, hombre de acción y de oración. Un hombre transparente que siempre habló con el corazón. Para entender a Jesús como hombre de oración tenemos que recurrir a los evangelios que nos hablan de la conversación del Hijo con el Padre. Su unión con el Padre es fundamental para transmitirnos su mensaje de amor y de paz.

No es esta la ocasión para profundizar sobre la cristología de Jesús que se hizo hombre para salvarnos y se humilló hasta la muerte en la cruz; pero sí lo es para acatar su mensaje de bien a la humanidad y que nos hace fascinarnos del misterio de la persona humana que en estas fechas busca a los suyos para dar y entregar amor, para reunirse en familia, para dar caridad al más necesitado, para asistir al templo en recordación del nacimiento del hijo de Dios hecho hombre, tan amado por su humanidad y como ser divino.

Es Navidad. Época de auténtica piedad, de paz, de oración personal y debemos abrir nuestro corazón a todas esas manifestaciones del espíritu. Lo que no debemos es permitir que el consumismo exagerado de estos días diluya en nuestras almas el acercamiento a la divinidad de ese niño Dios nacido en una gruta en Belén.

Hay navidades plagadas de acontecimientos tristes, como aquella de mi universo personal, en 1968, cuando mi padre estuvo injustamente preso; o aquella Navidad de la invasión, en 1989, en las que reinó el miedo en todos los hogares panameños.

Empero, hay navidades alegres, llenas de esperanzas y de ilusiones nuevas en los hogares, algarabía de niños felices esperando la llegada del niño Dios y sus aguinaldos. Todas ellas, ya sean tristes o alegres, prósperas o de carestía; de temores o serenas, deben llevarnos a meditar en las bondades y la palabra de ese Jesús de todos los tiempos, que nos ha enseñado la alegría de amar con su mensaje de transformación de la comunión con Dios en calor humano para la familia, para el necesitado, para el que sufre en soledad llevándole una voz de aliento y de esperanza, que se resume en conducir los vientos de bondad y paz a todos los confines de la tierra.

En esta Navidad de lluvias inesperadas y de irritantes tranques, envuelta en alegres villancicos y nostalgias por los ausentes, esperamos encontrar en las enmiendas de gobernantes y gobernados la rectificación sincera que conduzca a la verdadera reconciliación con el recuerdo del verbo contundente de Juan Pablo II al proponernos que no tengamos miedo a abrir “de par en par las puertas a Cristo” que como plenitud del Bien, es plenitud de la vida. Cultivemos, pues, nuestro espíritu a través de Dios y su amor manifestado en hacer el bien, no solo en las perennes navidades, sino en todos los días de nuestra existencia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código