CANDIDATOS

El poder en manos del pueblo: Gawie González

Un año preelectoral me recuerda una entrevista laboral en la que los candidatos presentan su impecable hoja de vida. Muchas veces exageran o muestran solo lo bueno y colocan su mejor foto para causar una buena impresión. La mitad de la batalla está ganada con presentar un currículum de lujo.

No es difícil escoger los mejores perfiles para las posiciones; luego para filtrar siguen las entrevistas y pruebas sicológicas. Los que son contratados estarán en entrenamiento durante un tiempo razonable, después tendrán la oportunidad de mostrar en la práctica lo que prometieron en teoría. Serán los hechos y el logro de objetivos en tiempos determinados, los que decidirán si continúan o no en la empresa. En la política ocurre algo similar, los candidatos presentan su mejor foto, muchas veces retocada, sonríen, besan a niños y ancianos, caminan al lado de los más necesitados, prometen la salvación contra la pobreza, la corrupción y la demagogia, cayendo ellos mismos en esta. Responden a cada pregunta apropiadamente, como si conocieran el cuestionario. Buscan un eslogan, una canción o un ritmo pegajoso con el que las masas se identifiquen y logran cautivarnos.

Así escogemos a los mejores candidatos o, por lo menos, a quienes creemos mejores; a los que nuestro bando apoya, están de acuerdo conmigo, más anuncios tienen, a los adinerados porque robarán menos, a los de linda cara, con mejor liderazgo, que comparten mi religión, mi credo y dicen lo que quiero escuchar; porque ¿quién querría oír la verdad? ¿Quién quiere escuchar que los subsidios no son eternos o un “no” a su proyecto millonario inmobiliario, porque atenta contra el manglar, el curso de un río o la existencia de este? ¿Quién quiere escuchar que si me apoyas con tu voto o con tus donaciones nunca serás parte de la planilla estatal? ¿Quién quiere escuchar que convertir en biblioteca o museo esa vieja casa colonial vale más que levantar tu torre o que la respuesta a nuestros problemas no es depender de la teta gubernamental? ¿Quién quiere escuchar que esa dependencia nos hace esclavos o que la respuesta a nuestros problemas está en nosotros? Porque, decir y hacer lo que dijo Kennedy no es tan fácil: “No pienses qué puede hacer tu país por ti, sino qué puedes hacer tú por tu país”.

Después de escoger a los candidatos que administrarán nuestros recursos por cinco años, ellos toman el control, se olvidan del reclutador, de las promesas, y no hay etapa de entrenamiento ni evaluación del desempeño; no hay llamados de atención verbales, amonestaciones escritas, memos, suspensiones y mucho menos despidos justificados.

Valdrá la pena cuestionar las razones por las que escogemos a cada candidato, siendo esa nuestra única participación con validez en el proceso democrático cada cinco años, elegir con nuestra conciencia. Si tenemos suerte, podremos seguir durmiendo los cuatro años restantes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código