CAPITALISMO SALVAJE

El poder de robar: Brittmarie Janson Pérez

Bajo la influencia del neoliberalismo y la globalización económica, el concepto de lo que deber ser el Estado está cambiando. Ya no se considera que el Estado tiene la obligación de brindar a la ciudadanía los servicios básicos que esta requiere para sobrevivir.

Dejando atrás la responsabilidad de promover el bien común, el Estado viene a ocupar el lugar de cómplice en el engranaje del capitalismo salvaje, o sea la explotación despiadada del individuo y de la naturaleza. Los que realmente mandan son los bancos –inclusive el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional– así como los inversionistas tanto nacionales como internacionales. Esos son los que controlan nuestras vidas.

En Panamá estamos constatando cómo funcionarios de gobiernos anteriores, en conjunción con sus socios, han incurrido en actos de corrupción sin precedentes. De hecho, parece que el único poder que la globalización ha dejado a los gobernantes es el de robar.

¿Cree usted que exagero? Le pregunto: ¿De qué otra manera podría explicarse que nuestros funcionarios hayan permitido el acaparamiento de aguas nacionales mediante la aprobación de un número insensato de concesiones a inversionistas extranjeros y nacionales para construir hidroeléctricas? De hecho, en Chiriquí, provincia agricultora y ganadera que alimenta a la capital, prácticamente han regalado 69 concesiones. Tan solo en dos ríos, Chiriquí y Chiriquí Viejo, los acaparadores de agua están construyendo o proyectan construir 46 hidroeléctricas.

¿Sabe usted qué funcionarios panameños han permitido que las hidroeléctricas dejen tan solo un 10% del caudal a quienes residen en las orillas de estos ríos, afectando gravemente a poblaciones enteras, a indígenas, agricultores, campesinos y finqueros, además de causar una devastación ambiental? ¿Sabe usted que está comprobado que el agua que devuelven las hidroeléctricas, después de ser embalsada y pasar por enormes tuberías, es en gran parte desprovista de oxígeno, agua muerta? (http://www.forbes.com/sites/kenrapoza/2014/08/22/hydroelectric-power-damaging-world-rivers-study-shows/).

Sin importarles el enorme costo social y ambiental, los inversionistas acaparadores alegan que necesitamos electricidad. No se coma el cuento. Lo que realmente persiguen es el dinero. La cantidad de abogados que pagan para defender sus intereses comprueba que esperan que sus inversiones serán muy bien retribuidas.

Gobiernos anteriores han dejado al presidente Juan Carlos Varela un nefasto legado: la lucha por el agua. Esta pelea apenas empieza. Con el aumento de la población panameña, que se duplicará en 20 años, se convertirá en una lucha sorda por la sobrevivencia.

Lo ha dicho el papa Francisco: “El agua es el elemento más esencial para la vida y de nuestra capacidad de salvaguardarla y compartirla depende el futuro de la humanidad. Animo, por tanto, a la comunidad internacional para que vigile que las aguas del planeta estén adecuadamente protegidas y que nadie sea excluido o discriminado del uso de este bien, que es un bien común por excelencia” (http://www.excelsior.com.mx/global/2015/03/22/1014867).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Mar 2017

Primer premio

3 5 0 5

BBCA

Serie: 4 Folio: 8

2o premio

7058

3er premio

6560

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código