MAL RUMBO

La politiquería nos está intoxicando: Rodrigo Tomás Sang De León

Muchos son los problemas que angustian a los panameños: la delincuencia, que parece fortalecerse nuevamente; una bacteria asesina que mata a los pacientes de la Caja de Seguro Social; y el precio de la canasta básica familiar, que se eleva a niveles que hacen imposible comer “los tres golpes”, como es debido.

Ante este sombrío panorama, los ciudadanos observamos, con asombro, cómo algunos diputados, en vez de buscar la manera de solucionar los problemas que realmente nos aquejan, le dan mayor importancia a la absurda e impopular idea de crear una ley que no soportará ni la primera demanda de inconstitucionalidad, y que va en contra de la opinión de la mayoría del pueblo, hablo de la segunda vuelta electoral.

Los problemas en materia de salud, educación, vivienda, seguridad, corrupción y la lucha contra la miseria jamás serán resueltos mientras tengamos diputados tan mezquinos y limitados como éstos, quienes –faltando a su eslogan de campaña– están poniendo los intereses particulares de un colectivo por encima del querer mayoritario de los ciudadanos y que, incluso, irrespetan nuestra Constitución.

Algo anda mal en el país, cuando los principales partidos políticos están enfrascados en una ridícula competencia por ver cuál logra obtener la mayor cantidad de adherentes, como si ello fuese una garantía de triunfo en las elecciones.

Algo anda mal en el país, cuando ya muchos panameños sentimos que el exceso de politiquería está intoxicando a la patria; pues la política impide que nos veamos como panameños que somos todos y, por ende, impide que nos pongamos de acuerdo en los asuntos de Estado que tenemos que llevar adelante, sin importar quién esté en el poder en un momento dado.

Algo anda mal en el país, cuando a muchos buenos profesionales que buscan conseguir una oportunidad de empleo con el Gobierno, se les humilla pidiéndoles que se afilien a un colectivo político. Pareciera que fuese más importante pertenecer a un partido, que la capacidad e idoneidad de las personas que se contratan; así jamás llegaremos a ser un país del primer mundo, como muchos dicen que seremos.

Estamos llegando al punto en el que ver noticias sobre política, más que llenarnos de esperanza, nos indigna y nos hace pensar si de verdad la democracia panameña está funcionando o es solo una gran farsa para jugar con las esperanzas del pueblo, prometiendo cambios que nunca terminan de llegar.

Qué bueno sería que la competencia fuese de ideas y propuestas, que la principal preocupación de las cúpulas partidarias fuera capacitar a sus dirigentes para que tengamos, en un futuro, líderes políticos más coherentes y en sintonía con quienes los llevan a esos puestos; qué bueno sería darles cursos intensivos sobre el valor de la honestidad, la transparencia y el valor de la palabra.

Muchos sentimos que la credibilidad de la clase política se ha perdido, sentimos que más que mejorar el país, ¡la politiquería nos esta intoxicando!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

23 Abr 2017

Primer premio

1 2 0 3

ABCA

Serie: 10 Folio: 1

2o premio

9874

3er premio

6335

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código