PRUEBAS PSICOLÓGICAS

El que porta un arma de fuego: Geraldine Emiliani

El que porta un arma de fuego: Geraldine Emiliani El que porta un arma de fuego: Geraldine Emiliani
El que porta un arma de fuego: Geraldine Emiliani

Los psicólogos somos los profesionales acreditados para expedir certificados de salud mental a todo aquel que porte un arma de fuego por primera vez y para su renovación. Igualmente, para la licencia de conducir. El psicólogo idóneo es el único profesional de la salud mental capacitado y que tiene el conocimiento para aplicar pruebas psicológicas y su posterior análisis.

La base legal para la expedición del permiso de armas es el Decreto Ejecutivo 409 del 12 de agosto de 1994, revisado por la Dirección de Investigación Judicial el 31 de octubre de 2011. Según la Ley 57 del 27 de mayo del 2011 (que entró en vigencia el 1 de junio de 2012), de la Asamblea Nacional, General de armas de fuego, municiones y materiales relacionados, y según el Art. 12, Prohibición de porte y tenencia, en su numeral tres dice: “Se prohíbe la tenencia y porte de armas de fuego a las personas que no hayan aprobado una prueba psiquiátrica o psicológica en los últimos seis meses, para comprobar su capacidad para la responsable tenencia y/o porte de armas de fuego”.

Es conveniente que el numeral tres sea revisado y modificado, y explico: el profesional de la psiquiatría no tiene la preparación académica universitaria para aplicar, revisar, analizar y redactar un informe psicológico con sus correspondientes análisis y resultados. La prueba psiquiátrica a que se refiere el numeral tres, tengo entendido, se hace mediante entrevistas e historial clínico de la persona a tratar. Insisto, lo que realmente certifica que la persona es apta para portar un arma de fuego son las pruebas psicológicas aplicadas, revisadas, analizadas y redactadas por el profesional idóneo de la psicología. Lo mismo aplica para la licencia de conducir.

Pero, ¿qué pasa cuando el psicólogo quebranta la ley? En otras palabras, ¿cuando el psicólogo con tendencia a favorecer a los amigos y por unas cuantas monedas expide el certificado de salud mental sin haber evaluado al que requiera de dicho certificado, por el hecho de ser amigo del amigo y sin siquiera conocer al que requiera de dicho certificado?

Pues estamos ante un peligro inminente, y explico: Primero, el psicólogo está incumpliendo las normas de la ley. Aclaro que son pocos los psicólogos que se dan a esta tarea. Sin embargo, y sin demeritar la labor del profesional de la psicología, los hay y se convierten en responsables o cómplices de una desgracia para los allegados del que requiera del certificado y para la ciudadanía en general, y especifico: portar un arma de fuego y conducir un vehículo de motor son armas en potencia.

¿Qué tal si esa persona lleva consigo un problema de salud mental, como un episodio depresivo e ideación suicida, o presenta un estado anímico agresivo e impulsivo? Estos tan solo son unos señalamientos. Solo con la aplicación de pruebas psicológicas con sus entrevistas e historial clínico se pueden diagnosticar estos desórdenes.

Se hace la observación de que las pruebas psicológicas tienen validez para sustentar el estado mental de un individuo al momento de ser examinado. No se puede predecir con exactitud cuál será su estado de ánimo después de la evaluación, por lo complejo que es el ser humano. Hoy puede gozar de una buena salud mental y, después de un tiempo, puede presentar algún trastorno psicológico de importancia. Por ello, es prudente que después de un período razonable, los examinados asistan a programas de terapia cognitivo-conductual para la prevención de desequilibrios mentales.

Nadie está exento de padecer conflictos psicológicos no resueltos y se la desquitan con el primero que se les cruza o con familiares cercanos, con quienes tienen disputas en su diario vivir. Y si tiene consigo un arma de fuego, es un riesgo de cuidado.

Recomiendo que el certificado de salud mental para portar armas de fuego y licencia de conducir sea acompañado de las pruebas psicológicas aplicadas y con su correspondiente resultado e informe psicológico. Cabe señalar que las pruebas psicológicas y sus resultados se pueden falsificar para beneficiar al examinado sin la evaluación correspondiente. Por tanto, sugiero que estas sean aplicadas en algún lugar perteneciente a las instituciones públicas reglamentadas para tal objetivo, como lo dice la ley y supervisadas con personal idóneo para tal menester. Así se evita que el psicólogo de clínica privada, aunque sea idóneo pero que expide el certificado sin la requerida evaluación, caiga en una actividad fraudulenta en perjuicio de la comunidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código