INTEGRACIÓN

El potencial de la economía naranja: Valeria G. Maduro

Muchas veces me he preguntado: ¿Qué le hace falta a nuestra cultura para alcanzar el nivel de una economía creativa o naranja? ¿Qué significa para nosotros una generación innovadora y cambiante, y el concepto cultura para el desarrollo de Panamá?

En el libro Economía Naranja: una oportunidad infinita, publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo, los autores Felipe Buitrago e Iván Duque describen el crecimiento de la economía naranja como el conjunto de actividades que de manera encadenada permiten que las ideas se transformen en bienes y servicios culturales, cuyo valor está determinado por su contenido intelectual, compuesto por la economía cultural y las industrias que aportan a la creatividad. La reconocida firma Price Waterhouse Coopers realizó un estudio en el que estimó que, desde el año 2012, las industrias del entretenimiento en conjunto con las actividades culturales y creativas inyectarían 2.2 billones de dólares anuales a la economía mundial.

Hay muchas oportunidades de negocios en una economía creativa, por ejemplo: los musicales más exitosos en Broadway generan miles de millones de dólares. En Panamá se nota cómo crece el interés por participar en las actividades teatrales, pero los teatros no tienen capacidad para el flujo de personas que manejan, al mismo tiempo que se incrementa el precio de los boletos.

Vemos que en otros países hay una alta demanda de turistas por la calidad y oferta de festivales, obras y tradiciones, sin embargo, aquí la oferta se limita al turismo ecológico, a las compras en centros comerciales y viajes a las playas.

En Colombia, por ejemplo, para la edición XII del festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, en el 2010, participaron 3 millones 900 mil espectadores, según los cálculos, y en Brasil la contribución a la economía con el Carnaval de Río de Janeiro fue de 628 millones de dólares en consumo, y se estima que atrajo a más de 850 mil visitantes en el 2012, según datos publicados por el libro Economía Naranja.

Hoy día se manejan tantos conceptos de “cultura” que ya es casi imposible concretar uno solo para el término. Lo importante sería hacer un esfuerzo para saber qué se entiende por cultura en Panamá. Esta incluye el conjunto de conocimientos, ideas, tradiciones y costumbres que nos caracterizan y nos permitieron evolucionar hasta nuestros días. La cultura es una necesidad y no un lujo, pues juega un papel clave en la progresión de las personas, así mismo, aporta a la transformación y reconstrucción de las ciudades y previene la violencia. ¿Cómo es posible que la economía naranja reciba tan poca atención por parte de los gobiernos y empresas, a pesar de ese gran potencial que podríamos aprovechar?

La educación, como motor de un crecimiento significativo del país, juega un rol importante para comprender que debemos aportar en temas que involucren a la cultura, pues estimula el desarrollo del intelecto de los jóvenes y la identidad que nos caracteriza. Un ejemplo de instituciones que no le prestan atención a la economía naranja es el Ministerio de Educación, que debería impulsar planes y plantear ese sistema a los menores, para que desde las aulas de clases desplieguen actividades y comprendan el concepto.

En Panamá, la economía naranja contribuye al 6.4% del total. El mayor porcentaje se registra en la isla Santa Lucía, con un 8%, seguida de Guatemala con un 7.6%. Los menores porcentajes se encuentran en Chile con 1.6% y Venezuela con igual porcentaje, según las estadísticas realizadas por Oxford Economics en el año 2014. Chile, Brasil, China e Indonesia son ejemplos de algunos pioneros en invertir en cultura, lo que representa el 10% de sus economías.

Para alcanzar la plena economía naranja hace falta más integración. Pese a que se crean y practican nuevas propuestas culturales aún no se toma con seriedad la creatividad, pues no se ve como un beneficio económico directo ni una forma de inversión. Entonces, ¿cómo podemos marcar la diferencia sumando la cultura a nuestra economía?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código