SERVIDOR PÚBLICO

¿Hacia dónde nos lleva la corrupción?: Geraldine Emiliani

¿Hacia dónde nos lleva la corrupción?: Geraldine Emiliani ¿Hacia dónde nos lleva la corrupción?: Geraldine Emiliani
¿Hacia dónde nos lleva la corrupción?: Geraldine Emiliani

Algo no anda bien en mi país cuando hay quienes se asocian a la mala práctica de prostituirse en lo más bajo, en lo más ruin, al apropiarse del patrimonio del pueblo. Es tan solo tener esa gran oportunidad de hacerse millonario a costa de otros y sin el menor esfuerzo posible. Ese tipo de oportunidades está bien ligado a la sinvergüencería, a tener la cara bien dura de hacer con lo de otros lo que se le venga en gana. El que roba sin escrúpulo merece el repudio del panameño que se considere buen ciudadano. Estamos aterrorizados, por lo tanto, se exige más información y que se persiga a los corrompidos.

En una ocasión escribí sobre la mente criminal de un corrupto e hice énfasis en la enfermedad de la psicopatía. Hoy vuelvo a recalcar y llamar la atención sobre esta patología. El psicópata mata por placer. El corrupto, por su codicia, mata las esperanzas de un pueblo que necesita para mejorar su calidad de vida de cada centavo que le ha sido robado. Entonces, el psicópata y el corrupto tienen la misma característica; su mentalidad tiene un solo propósito: la criminalidad. La corrupción es una enfermedad crónica e infecciosa si te expones a ella.

En cada una de las instituciones hay que poner a trabajar como debe ser a los servidores públicos. Empezando con la puntualidad, un aspecto de suma importancia en el comportamiento, compromiso y respeto con el país. Pongo de muestra lo siguiente: en días pasados me vestí de paciente y me acerqué a un centro de salud ubicado en el corregimiento de Río Abajo. Lo hice porque una amiga que trabaja ahí me habló sobre un problema de nunca acabar, la falta de puntualidad del profesional de la salud. A las 6:00 a.m., en las afueras del centro, observé una gran cantidad de pacientes. Después de esperar una hora, a las 7:00 a.m., nos adentramos al lugar, en ese momento, se informó que el servicio de pediatría estaría cerrado por ausencia de ese trabajador de la salud. Por lo tanto, a las madres con sus bebés en brazos no les quedó de otra que lamentarse en silencio y caer a las buenas de Dios. Una madre que se acerca a un centro de atención médica en horas de la madrugada no creo que sea para realizar una actividad social.

Sin más preámbulo obtengo la cita para ser atendida por un odontólogo. En la sala de espera mi reloj marcaba las 8:00 a.m. y ningún especialista había llegado a su puesto de trabajo. Una señora me dice que hay que esperar hasta tres horas para ser atendidos. Me molesté tanto, que me dirigí a la directora del dispensario y le pregunté el motivo de la ausencia de los seis especialistas y, por supuesto, no supo responder sobre la falta de formalidad de estos servidores públicos.

Me fui directo donde estaban los pacientes y en voz alta les dije, entre otras cosas, que ellos no tenían por qué esperar durante horas para que se les atendiera, y que debían defender sus derechos a tener una mejor calidad de salud, empezando por el buen cumplimiento del horario de atención del trabajador de la salud. ¿Cómo se llama esto? Corrupción y punto. Llegan tarde a sus puestos de trabajo y la atención no es óptima, es a la ligera y negligente.

A los servidores públicos les pagamos nosotros. Y todo aquel que no cumpla con las especificaciones de su horario de trabajo debe ser sancionado como la ley manda. Este es un relajito en que las autoridades no hacen absolutamente nada por resolver. En verdad no lo entiendo. Y después salen a la calle para protestar por una mejora salarial, que veo necesaria, siempre y cuando se levanten temprano, acudan a sus puestos de trabajo de forma puntual y laboren de la mejor manera. Ese niño en brazos de su madre lo demanda.

La corrupción no solo se mide por el saqueo al tesoro público, que luego se oculta en una cuenta bancaria o se gasta en la compra de bienes para el placer de una o varias personas. Corrupción es también la falta de compromiso con la labor diaria para atender como es debido a todo aquel que requiera de la atención del servidor público en todas sus modalidades. Y tenemos que ser exigentes sin límite alguno. No permitamos que el servidor público trabaje a medias. Está en la obligación de dar lo mejor de sí. Sin condiciones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código