IRREGULARIDADES

El Metro de Panamá: Arturo Rebollón Hernández

Hay muchas interrogantes alrededor de la línea 1 del Metro, que se deben responder, antes de embarcarnos en la construcción de las líneas 2 y 3.

Debemos evitar cometer errores como: licitación, alcance, diseño previo y propiedad de tuneladoras confusos; escasa información pública; ausencia de transparencia; selección poco clara del contratista general que recayó en una empresa de marras, con maestría en negocios turbios, con gran habilidad para corromper a funcionarios y para enseñarle a hacer trampa –a lo grande– a los políticos susceptibles. Si el contrato era de diseño y construcción, ¿por qué hay costos adicionales?

La construcción de la línea 1 del Metro quedó a merced de un contratista inescrupuloso, situación que debe cambiar. Panamá tiene que tomar el control de las nuevas obras, pues hablamos de un proyecto de $1,500 millones. Sorprende la precariedad estructural y la sensación de provisionalidad de los acabados en las estaciones de la línea 1 y de su entorno pobremente acondicionado, incompatible con la magnitud de la obra.

Las estaciones de los metros, por lo general, se conciben para la posteridad, con carácter de permanencia. Sin embargo, las de aquí adolecen de ese criterio. Más bien parece que imperó el gusto por lo más barato.

No sabemos si en el contrato se establece el mejoramiento de accesos, aceras amplias y bien construidas, isletas continuas con acabados permanentes, muros y cordones con fundaciones, bien alineados y debidamente construidos; adecuada señalización de columnas (en las que se colocó un ridículo tape reflexivo), drenajes laterales acondicionados y permanentes, definición de un nuevo alineamiento de las calles y cómo se preservará el flujo vehicular, continuo y fluido, que se interrumpió por la edificación de estas estructuras.

¿Cuál fue la garantía y la responsabilidad contractual del contratista para preservar la durabilidad de la estructura y el diseño antisísmico?

Además, hay que evaluar y establecer el costo real del pasaje en la línea 1, antes de iniciar las otras obras. Sabemos que el precio del pasaje fue establecido por el expresidente como venganza –al saberse perdedor de las elecciones– para crearle problemas al nuevo gobierno que tendría que enfrentar la necesidad de modificarlo y hacerlo menos oneroso al erario.

Todo lo turbio que se percibe en la construcción de la línea 1 del Metro debe ser aclarado por los funcionarios que manejaron la institución durante el quinquenio anterior. Hay que deslindar responsabilidades, sobre todo, si es la misma gente la que tendrá a cargo la continuidad de la obra.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código