BUENAS Y MALAS NOTICIAS

Como en la procesión…: Daniel R. Pichel

La última semana ha sido de contrastes en la medicina en Panamá. Mientras se da un salto importante hacia adelante, no dejan de pasar cosas que, como siempre, se contraponen a las buenas noticias.

Tan solo el viernes pasado se llevó a cabo el primer trasplante de corazón en nuestro país. Un logro importante, que puede ser tomado como un indicador de la capacidad que se ha podido desarrollar en medicina de avanzada. Que yo recuerde, hace más de 20 años ya se hablaba de la posibilidad de realizar estos procedimientos en Panamá, pero no es hasta ahora que llega a concretarse.

Para los médicos en general, y los cardiólogos en particular, que se haya logrado un trasplante cardíaco tiene un gran valor para nuestros pacientes. Desde el viernes, a un paciente con insuficiencia cardíaca avanzada, a quien ya se le esté dando el tratamiento completo, no tenemos que decirle que ha llegado al final del camino pues no hay nada más que ofrecerle. Desde ese día, tenemos argumentos para sugerirle que sea considerado en la lista de candidatos a trasplante. Desde mi punto de vista, es un cambio muy importante de cara a la historia natural de una enfermedad que se hará cada vez más prevalente.

Sin embargo, un logro como este no se pudo alcanzar sin la participación de un gran número de personas, que durante mucho tiempo trabajaron para que existieran las condiciones necesarias. Según los médicos que participaron en el procedimiento (yo no tuve ninguna vinculación), fueron más de 50 reuniones que se llevaron a cabo a lo largo de más de dos años, para entrenar a todo el equipo que estaría a cargo.

Ese entrenamiento implicó viajes, reuniones administrativas, preparación de equipos y certificación de profesionales e instituciones, de modo que se puedan ofrecer las mejores opciones de éxito a los pacientes. En ese proceso se requiere la selección correcta del paciente que será receptor, la preparación de todo el equipo para identificar potenciales donantes, la formación del personal para la realización de los estudios de evaluación y el procedimiento quirúrgico, y lo que posiblemente sea el elemento más importante, perfeccionar la logística necesaria para garantizarle al paciente, una vez trasplantado, que se le pueda dar el seguimiento para identificar y corregir el rechazo del órgano trasplantado, que constituye la principal fuente de complicaciones.

Personalizar estos logros es injusto, pues el éxito se logra gracias a la participación de muchas personas, pero la mayoría pasa desapercibida, sin ser por ello menos importantes. Sin embargo, en este caso particular hay que hacer dos menciones especiales. Por un lado, el equipo de la Universidad de Utah, encabezado por un colega panameño que dio el soporte para concretar este hito en nuestra medicina. Y por el otro, el donador y su familia. En una circunstancia como esta, en medio del dolor que implica perder a un familiar joven, tener la entereza y la solidaridad que se requiere para permitir que sus órganos sean utilizados para trasplantes es una acción admirable. Ese día, un solo paciente donó seis órganos (dos riñones, dos córneas, hígado y corazón); esto permitió tratar a seis personas que estarán siempre agradecidas.

Hay que destacar a un equipo –compuesto por muchas personas– que actúo de forma coordinada para que se pudiera hacer un trasplante de corazón, dos de riñón y uno de hígado en dos instituciones, simultáneamente. Aunque suena simple, se requiere coordinación y sobre todo voluntad para alcanzar estos logros en un sistema que, tradicionalmente, es cuestionado, lo que fácilmente genera desilusión.

Hay que felicitar también a las dos últimas administraciones de la Caja de Seguro Social. Una por desarrollar el programa de trasplante, y a la actual por no desbaratarlo en su afán de acabar con todo lo anterior.

Pero, ese mismo día, se publicaba en primera plana de los periódicos que seguimos teniendo números inaceptables de embarazos en adolescentes. Las estadísticas confirman que en los dos primeros meses del año ha habido mil 952 embarazadas, cuyas edades van entre los 10 y 19 años, lo que mantiene el índice del año pasado, cuando el 30% de los embarazos registrados en el país fue de adolescentes. Lo que queda claro con estos datos es que no hay estrategias efectivas para corregir estas estadísticas.

Desde 2008, cuando se bloqueó la discusión del proyecto de la ley sobre salud sexual y reproductiva, no se ha avanzado nada al respecto. Lo peor es que quienes se oponen a cualquier iniciativa para enseñar educación sexual basada en evidencias científicas perfectamente demostrables, no hacen nada por modificar esa triste realidad de nuestras adolescentes, que simplemente sirve para amplificar el círculo de pobreza en el país.

Esos grupos conservadores con ideas medievales se sienten felices de que no se hable de anticonceptivos o se explique la protección que ofrece el condón contra embarazos e infecciones, con tal de sentir que cumplen con su agenda moralista. Una actitud casi criminal si tomamos en cuenta que sus hijos y nietos asisten a colegios en los que tienen garantizada esa formación, aunque ellos se opongan.

De esa forma, en un solo día, el país tuvo una noticia que demuestra avance en medicina, mientras las medidas de prevención brillan por su ausencia. Así andamos, como en la procesión… tres pasos para adelante y dos para atrás. @drpichel

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código