Café con La Prensa: Las oportunidades logísticas en torno al tercer juego de esclusas Leer más

UNIVERSIDAD DE PANAMÁ

Las ausencias de los profesores: Iván Agustín Araúz Ramos

He optado por estudiar una segunda carrera, licenciatura, porque en estos días los niveles de competencia son altos y el conocimiento como profesional no necesariamente debe limitarse a un área.

Debido a mi formación de ingeniero industrial, tengo los conceptos de eficiencia y eficacia bien claros, por lo que soy muy observador de todos los procesos y aún más si son del área gubernamental.

Siempre escucho a los docentes, estudiantes, autoridades y egresados de la Universidad de Panamá jactarse de tener “la mejor de todo el país”, y me preguntó en qué basan dicha aseveración. ¿Será por el bajo costo? ¿Será por los altos salarios que devengan las autoridades y docentes en comparación con las demás universidades? ¿Será porque el diploma tiene mayor aceptación en el campo laboral versus el de una universidad privada?

No tengo las respuestas a esas interrogantes, lo que tengo es un criterio ya formado por lo que he visto durante el tiempo que tengo de cursar estudios en esa universidad. Mi opinión es que no hay eficiencia en su sistema educativo.

Según el Diccionario de la Lengua Española, en su vigésima segunda edición, “eficiencia” significa: “(Del lat. Efficientia). 1. f. Capacidad de disponer de alguien o de algo para conseguir un efecto determinado”. He aquí el punto medular de este artículo y la comparación con los centros privados de estudios superiores. En las universidades privadas el pago a los profesores se realiza como en una empresa privada (salario igual a cantidad de clases dictadas) y si el profesor falta, busca reponer a cualquier costo las horas perdidas, aunque sea fuera de su horario (sábados).

Según mi observación, en la Universidad de Panamá los profesores faltan repetidamente pero nada sucede y el tiempo perdido nunca se recupera. He estudiado tanto en el turno matutino como en el diurno y la realidad es la misma. Incluso, hay una regla o código no escrito que consiste que en la primera semana de clases no se asiste. En mi caso esa semana yo debía haber iniciado cuatro cursos, pero solo un profesor se presentó; es decir que, matemáticamente, el 75% de mis profesores faltó. Lo preocupante es que los alumnos son cómplices, pues al final del semestre muchos profesores se aseguran de que las hojas de asistencia estén firmadas, incluso en las fechas en que ellos no asistieron.

Las soluciones son múltiples y de diferentes costos: un sistema de marcación por huella digital (aunque no garantiza que se dé la clase), alumnos vigilantes (como es el caso de la Universidad Complutense de Madrid, en donde 350 alumnos monitorean y reportan mensualmente la asistencia de los profesores a cambio de créditos universitarios), un centro educativo de grandes dimensiones de 6 mil profesores de planta contra los casi 3 mil de nuestra universidad.

Instamos a las autoridades de la Universidad de Panamá a tomar medidas contra esta dolencia que tanto afecta la calidad y formación de los profesionales que egresan. Hasta que no suceda este cambio, el proceso educativo no será eficiente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código