CUIDAR EL LÉXICO

A propósito de las frases presidenciales: Querube del Carmen Henríquez

Ciertamente, simpatizo con la gente que no tiene “pepitas en la lengua” para expresar sus ideas. Y en lo personal creo que el señor Presidente es una de ellas. No obstante, y sin pretender emitir juicios, como ciudadana panameña y amante de la literatura y todo lo relacionado con la buena dicción y redacción (amor inculcado por mi excelente profesora de primer año de secundaria, Judith de Riquelme), externo con el debido respeto la presente opinión.

Excelentísimo señor Presidente, si bien como indiqué gusto de la gente franca y espontánea, una cosa es expresarnos con franqueza y otra, rayar en la ligereza o en lo inapropiado (lo inapropiado no es lo incorrecto o equivocado, es lo que aún siendo correcto no se adecua a las circunstancias). Y tratándose de ser usted quién es, no puede ni debe olvidar en ningún momento ni aún al calor de sus emociones, de sus alegrías o disgustos; que los ojos de Panamá (ojos viejos, ojos jóvenes, ojos envidiosos, ojos que lo apoyan, ojos pobres, ojos ricos, ojos del campesino y ojos del letrado) están puestos en usted y en cada una de las palabras que dice. Esa es una de las responsabilidades que conlleva el ser el primer hombre de una nación.

Haciendo un recorrido mental por las expresiones y palabras que usted, recientemente, ha acuñado como de su autoría, creo que deben ser excluidas radicalmente de su discurso. El “HP”: según su dicho, Harry Potter; el panameño de a pie, lo entendió por su significado popular y es que el uso que se le daba era “aquel” que no es necesario explicar en este espacio; lo cierto es que las siglas retomaron protagonismo y uso entre grandes y chicos y no, precisamente, para expresar amor ni respeto al prójimo.

Y qué decir de la “sacadera de ...” y las “p... mentales”. Nunca antes se había escuchado a un mandatario hablar de esta manera (por lo menos, no que yo recuerde y tengo más de tres décadas de vida). Romper paradigmas y sentar precedentes, puede llevar nuestro nombre a la inmortalidad, siempre y cuando, dichos paradigmas se rompan para dar lugar a ideas vanguardistas, que entrañen enseñanzas fructíferas, lecciones y ejemplos de valor, lucha y esperanza para las futuras generaciones.

Pero, ¿qué pensará un estudiante cuando lo escucha decir estas frases y palabras? A usted, que debe ser el primer ejemplo a seguir para un estudiante y para todos nosotros (los niños suelen decir, “cuando sean grande quiero ser presidente”).

No pretendo darme golpes de pecho ni autoproclaramarme la gurú panameña del lenguaje culto (yo también tengo mis momentos en que digo “cantinfladas” o palabras no tan cultas); pero sí lo invito, con mi humilde opinión, a reflexionar un tantito más antes de expresar sus ideas ante los ojos de Panamá. Recuerde que no solo en Twiter tiene seguidores; también hay quienes, más tradicionales, lo seguimos por los medios de comunicación y eso incluye a los niños que en las tardes se sientan con sus padres a ver los noticieros, con el fin de compartir un rato en familia.

Comparto su forma espontánea de expresarse y prefiero pensar que se equivocó por las emociones del momento; creo que el pueblo panameño merece el retorno de su Presidente, que aunque se autoproclamó “loco” para convencer al electorado de ser la mejor opción y lo logró, era reflejo de costumbres de las buenas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código