INSTITUTO NACIONAL

Una propuesta a ponderar: Demetrio Ho

Una propuesta a ponderar: Demetrio Ho Una propuesta a ponderar: Demetrio Ho
Una propuesta a ponderar: Demetrio Ho

Después de los últimos acontecimientos acaecidos en el Instituto Nacional, muchos nos preguntamos, ¿en qué se ha fallado? ¿Dónde está ese glorioso Nido de Águilas, farol y guía de la educación panameña?

“No hemos fallado, sino que perdimos el camino”. Esta es la respuesta atinada y precisa del sabio observador que ha analizado y escrutado el desarrollo de los acontecimientos por más de 100 años de historia institutora. En la inauguración del Instituto Nacional, el 25 de abril de 1909, el Dr. Eusebio A. Morales, exhortó a los entonces jóvenes estudiantes, a prepararse de las responsabilidades que les esperaban y aprender en este plantel a cumplir la ley santa del trabajo.

Ante tal responsabilidad, una legión de institutores tomó el reto planteado y comenzó a hacer historia. Grandes profesores, estadistas, intelectuales y profesionales salieron de sus filas; otros tomaron el camino de la lucha que el país necesitaba y clamaba a gritos: la lucha de nuestra soberanía en la Zona del Canal.

Logramos que la Nación más poderosa del mundo, con toda su tecnología, adelanto y poderío reconociera nuestros derechos por años anhelados: la soberanía de Panamá en el Canal y su área aledaña. Y todo eso sin la necesidad de cruentas batallas, solo con el uso de la razón fundamentada en la verdad y los hechos. Hubo ocasiones en que esta lucha fue presa de grupos de pendencieros, maleantes y aprovechadores dándoles el concepto errado de lucha. Mentes malévolas se dieron en el trabajo de denigrar y tergiversar los ideales planteados.

Y en esa lucha, perdimos nuestro norte y olvidamos que una de las misiones que teníamos era la de ser el farol y guía de la educación panameña. Perdimos el liderazgo entre los colegios secundarios de la república… y nos quedamos rezagados. Otros colegios tomaron la batuta y nosotros nos quedamos atrás, sin darnos cuenta ni percibirlo, por ese afán de vivir nuestros triunfos pasados, olvidamos nuestra misión.

El Instituto Nacional cumplió cabalmente su primer objetivo y, como prueba, tenemos que todos los colegios del país siguen la filosofía, estructura y los propósitos que motivaron la creación del glorioso Nido de Águilas. Debemos renovar esas metas y reformular los objetivos, para enfrentar los nuevos retos de la educación panameña.

¡Retomemos los ideales de los visionarios y creadores del Instituto Nacional!

El Dr. Eusebio A. Morales, visualizando este destino nos lo advirtió al revelar proféticamente el porvenir al que llegaríamos, y marcó el futuro por el que debería enrumbarse el colegio, una vez que las metas primarias se hubiesen alcanzado. “Seguir creciendo sin que haya poder humano capaz de destruirlo”.

Hemos estado, durante más de 15 años, indagando de manera infructuosa la causa del actual fracaso del Instituto Nacional, como colegio; perdiendo ese valioso tiempo tratando de saborear los triunfos del ayer, que en nada le ayudan, y perdidos en el camino del hoy y del mañana. Creemos necesario plantear alternativas y propuestas nuevas que contengan un enfoque diferente y realista de la actualidad y el futuro de la educación nacional, para que el Instituto Nacional tenga, como siempre, su rol protagónico.

Nuestra propuesta a ponderar es: la creación de un Instituto Nacional de Estudios Superiores de Panamá. En el que se impartan clases a nivel superior sobre tecnología, leyes, relaciones internacionales, estudios sociales y toda la gama de conocimiento humano que exalte los valores y derechos del hombre. Que sea el centro de foros internacionales y seminarios extraordinarios a nivel mundial. Que ahí se impartan títulos de maestrías, doctorados y posgrados en esas materias que la Universidad de Panamá, por su extensión y especialización, no logre abarcar. Que el personal educativo tenga las facilidades para hacer estudios e investigaciones requeridas para el desarrollo de tantas actividades necesarias en este país. Que el Gobierno Nacional dote a esta institución de los recursos necesarios requeridos para tan magna tarea.

La historia nos ha mostrado ese destino cuando el 29 de mayo de 1935, mediante Decreto 29, el presidente Harmodio Arias Madrid creó la Universidad de Panamá, e inició labores en el Instituto Nacional de Panamá. La experiencia fue provechosa y por un período de 15 años se logró este objetivo. ¿Por qué no retornar a esa meta?

El Canal de Panamá, en su ampliación, nos muestra todo un mundo de nuevas oportunidades que no debemos desaprovechar y tenemos que prepararnos para enfrentar nuevos retos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código