COMPROMISO

El próximo Presidente: Efraín Hallax

El círculo se ha cerrado. Panamá nunca volverá a ser lo que era antes. Nuestro pasado corrupto nos ha alcanzado, y nos ha transformado para siempre. La entrada al paraíso ya ha sido sellada y hoy día el mal camina al lado de los arcángeles, igual que desde el primer día de la creación.

La aceptación de un nuevo orden de corrupción es completa y eficaz. La decencia, en la que cada quien clama por su parte de patria, perdió la batalla. La inteligentsia, que llora por un espacio, yace maltrecha lamiéndose sus heridas. La justicia es solo otra prostituta más que ostenta orgullosa el triunfo del antiguo arte del arrastramiento.

Aquellas antiguas palabras, inventadas por hombres decentes a los cuales quise emular, se desvanecen cual quimeras en un desierto donde ya no hay más espacios para luchar.

Caminante ve y dile a los lacedemonios que aquí yacemos en cumplimiento de nuestro deber, gritan los espectros de los espartanos vencidos.

La victoria es de quienes soñaron con un Estado donde se lo pueden robar todo, donde la justicia no es para ellos y donde el resto de los ciudadanos son sus esclavos. La Corte Suprema de Justicia dejó de administrar justicia. Los diputados aprueban su propia ley para blindarse de cualquier evidencia que los incrimine. Y se venden sin descaro.

Nuestros empresarios encarecen hasta el arroz y el poroto a límites astronómicos, sin importarles quién coma, quién llore o quién muera. Los líderes de mi partido también se aprovechan de esta ola maldita de robo descarado, sin que haya uno solo que grite al universo que también la decencia necesita su espacio político. Todos callan y dejan de opinar porque “ahora somos nosotros los que estamos arriba”.

Pensamos que el PRD (Partido Revolucionario Democrático) y el panameñismo robaron cuando tuvieron su oportunidad y actuamos iguales que ellos. El error es pensar que todos los panameños podemos ser comprados y que la justicia desaparecerá porque ha sido humillada y desnudada frente al poder del dinero. Admito que sí se compran los votos. Reconozco que el pueblo se vende por un jamón o por una estufa. Comprendo que la decencia en Panamá está a punto de extinguirse. La realpolitik ha triunfado. No es la primera decepción, solo es el péndulo oscilando. Solo que la gloria de un hombre, creo, está escondida en algún lugar lejos de su billetera, detrás de su mediocridad, a un costado de su estúpido ego.

El próximo presidente de Panamá se llama Mimito Arias. Si los otros partidos hubiesen querido demostrar su sangre, su sudor o su honor, hubiesen podido escoger a un tercer representante con buena popularidad y vencernos categóricamente. Esta habría sido una gran lección; pero esto no ocurre entre bellacos.

Las masas ya entendieron que una camiseta y seco, como hacían antes, no es suficiente. Ahora quieren mucho más por la corruptela. ¡La corrupción ha triunfado! Compramos, vendemos. Tenemos que volver a empezar. Hay que alejarse de aquellas almas mediocres que piensan que la política es para los corruptos y para los avivatos y, tímidamente, se apartan y se escudan detrás de su periódico matutino, y suspiran por tiempos pasados.

Hay que sacrificarse para alcanzar un espacio de participación, para que la decencia y la justicia puedan existir. Pareciera que hemos perdido la batalla. La guerra lleva millones de años, y aún está vigente el clamor de justicia.

Mis preguntas ahora al futuro Presidente de Panamá son: ¿habrá en su gobierno un lugar para que todos los panameños, incluyendo a los que tienen hambre de decencia, podamos compartir nuestra patria? ¿Habrá un rincón donde quienes hemos sobrevivido a esta colusión de políticos, jueces y empresarios corruptos, podamos asegurarnos una comarca? ¿Habrá posibilidad de un cambio democrático? ¿O seguiremos el mismo rumbo del negociado para la cúpula y sus allegados y el jamón para las masas?

La historia no pertenece a quienes no saben amar, ni a quienes no saben luchar; creo que el próximo capítulo de nuestra patria lo escribirá usted, señor Presidente. Solo espero, como dijo Theodore Roosevelt, que, “aquellos que fallan intentándolo, aquellos que luchan por una causa valiosa, su lugar nunca estará con aquellas almas frías y tímidas que no conocen ni la victoria ni la derrota”.

El nuevo año ha llegado; creo que también existe la posibilidad de la gloria, mas no a través del ser humano mediocre y cobarde. Insisto en la posibilidad de algo extraordinario. Tal vez sea tarde para usted y para mí, pero aun existen nuestros hijos que pudiesen asumir el compromiso de dejar ese legado a la próxima generación. Un legado no en millones de dólares, sino la herencia del verdadero significado de la frase Cambio Democrático.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código