GOBIERNO

El próximo Presidente: Robin Rovira Cedeño

Escuché que el próximo Presidente debería ser una persona de mayor edad. Lo cierto es que hay adultos con mentalidad de chiquillo, como hay jóvenes con mentalidad de viejo. Como quiera que sea; hombre o mujer, joven o viejo, lo que sí se hace evidente es que el próximo Presidente deberá ser una persona con mucha visual y no como aquéllos que construyeron calles tan estrechas pensando que en este país siempre se iba a andar a caballo.

Decía Isaac Newton: “Si he visto más lejos que otros hombres es porque me he subido a hombros de gigantes”. El momento político (no crisis política) que vivimos tal vez ha adelantado la hora de que se haga necesario tener una idea de quién pudiera ser el hombre o mujer que en estos momentos se encuentra sobre los hombros de alguno de nuestros gigantes políticos. Porque es este hombre o esta mujer, el próximo Presidente de esta nación.

Y esto es así porque solo desde los hombros de un gigante político, este hombre o esta mujer podrá llegar a tener la visual de prever las cosas que pueden afectar la vida del país de tal que no lleguemos a ser la copia desafortunada de otro en seguridad, salud, economía o educación, inclusive.

Y a la hora de tener una idea de quién pudiera estar en estos momentos sobre los hombros de algunos de nuestros gigantes políticos en nuestra búsqueda del futuro Presidente, no vayamos a incurrir en el error de ejercitar el cerebro emocional sobre el neocortical o intelectual. Si ejercitamos el cerebro emocional sobre el cerebro neocortical o intelectual podremos sentirnos deslumbrados por la belleza de alguna, pero que no hará nada en cinco años de gobierno.

Como decía alguien: “De qué sirve un peinado de 80 balboas en una cabeza de 5 centavos”.

Si por el contrario, ejercitamos el cerebro neocortical o intelectual sobre el cerebro emocional podremos valorar, entonces, el rostro de alguna mujer que no se vea tan bella, pero que sí contribuirá en cinco años de gobierno, lo que por cierto me hace recordar la pregunta que le hiciera una joven no agraciada a su padre.

Pregunta: “Papá, ¿Yo soy hermosa?”. El papá le responde: “Eres hermosa hija, para todo deseo normal”.

Si ejercitamos el cerebro neocortical o intelectual sobre el cerebro emocional podremos valorar, además, el rostro de alguno que no se vea tan “bonachón”, “carismático” o “telenovelesco”, pero que sí contribuirá a que tengamos una vida más segura, más saludable, más digna y con más oportunidades.

Necesitamos un Presidente que le dé el sentido justo a las palabras. Se habla mucho últimamente de “crisis política”. El hecho mismo de que “en política no haya sorpresas, sino sorprendidos” presupone la idea de que es impropio hablar de “crisis política”. Lo correcto es “momento político”.

Pero no faltará quienes les convenga llamarlo “crisis política” como una oportunidad para pescar en río revuelto a expensas de la tranquilidad o gobernabilidad del país.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código