SOBRECOSTOS

El proyecto de saneamiento de la bahía: Bogdan Kwiecinski

Dentro del sensacionalismo que está de moda se repite, todo el tiempo, el mismo cuento del expresidente Ricardo Martinelli y sus 40 ladrones. Por supuesto, fueron más de 40, pero hubo muchos más en las administraciones anteriores –corruptos o simples ladrones– quienes aprovecharon proyectos como el de saneamiento de la bahía y obras de ingeniería costera, cuyos alcances escapan a la compresión del ciudadano común.

Había que tener experiencia profesional para entender y manejar esos proyectos, lo que se prestó para que unos cuantos vivos, nombrados de a dedo, inflaran los costos para ganarse fortunas increíbles. Hoy día ellos son “monumentos a la vergüenza”.

El presupuesto inicial de $300 millones por el costo total se incrementó tiempo después a $600 millones. Hace un año estaba por encima de los $900 millones. Como vemos se sigue inflando ese balón que se convirtió en la gallina de los huevos de oro para unos cuantos.

Y eso que todavía falta mucho para culminar la obra, pues la capacidad de la planta de tratamiento cubre tan solo un tercio de las aguas servidas. Para tratar los otros dos tercios se contempla instalar emisarios submarinos, en vez de plantas de tratamiento, lo que nos dejaría en el punto inicial. Se trata de una estafa enorme que nadie toca, por tratarse de un tema que casi nadie entiende.

Señores, sepan que hablamos de un millardo de dólares que se han esfumado en un proyecto fantasma, con sobrecostos, coimas, derroche, incompetencia y corrupción. Al lado de los ejecutores de esta malversación, Moncada Luna, Ferrufino, Guardia Jaén y demás allegados son niños de kínder. La verdadera “academia de la estafa” es el proyecto de saneamiento de la bahía, que nadie toca ni investiga.

No hay que ser sabio para ver que aquí hay gato encerrado, ¿verdad? Y nos tratan de vender ese gato por liebre, al decir que el proyecto mejorará mucho la calidad de vida de la comunidad, que podrá bañarse en las playas de Bella Vista. Esto más bien califica como ciencia ficción, pues gracias a uno de los incompetentes alcaldes de la administración pasada nos quedamos sin playas cerca de la ciudad, en otro escandaloso caso de megacorrupción del que nadie habla ahora. Se vendió la isla Naos a rapaces especuladores, igual que sucedió con la playita de isla Perico, con Playa Bonita a la entrada del Canal, con la playa de Kobbe y, también, con la mejor playa del conjunto del área de Fuerte Amador, la de isla Culebra, regalada a Estados Unidos –a perpetuidad– nada menos que al Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.

¿Y qué hace la Autoridad Nacional del Ambiente, la Alcaldía de Panamá, la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza, los ministerios competentes y los medios? ¡Nada!

En resumen, los últimos casos de corrupción se quedan chiquitos comparados con el infeliz proyecto de saneamiento de la bahía, mientras algunos responsables de la ejecución nos siguen robando.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código