ESTANCAMIENTO

Los pueblos votan como viven: Erick Candanedo

Sufrimos una perpetua decadencia en la oferta electoral, lo que inmediatamente es evidenciado por los desaciertos en todos los gobiernos, la débil oposición, la falsa sensibilidad de los gobernantes y el poco profesionalismo en los puestos públicos. Y aun cuando pensamos que los dirigentes están o llegarán al poder por el clamor popular, insistimos en señalar a los regentes de turno como culpables de los desaciertos de nuestra vida republicana, cuando nosotros los elegimos o los empoderamos. Hasta en el período de la dictadura fueron los civiles los que, al inicio, inducimos a la Guardia Nacional a suprimir al pueblo. ¿Cómo es que nunca podemos entregarle el poder a nadie responsable, justo y capacitado?

La política criolla mantiene mucha semejanza con los estilos regionales y es una mala adaptación del estadounidense. Podríamos extendernos tratando de descifrar el parapeto político que tenemos, pero lo cierto es que se trata de un modelo inservible y decadente, no solo por los individuos que lo dirigen, sino porque no sirve para crear valor agregado en el perfil ciudadano o viceversa (el ciudadano no agrega valor a la sociedad o al partido).

La política panameña está estancada, no mejora, no provee soluciones y empeora, desvirtuando los poderes que equilibran la gobernabilidad y catapultando propuestas sin las competencias para mejorar la sociedad.

En un experimento personal participé como representante electoral, situación que me permitió observar al elector durante la secuencia de eventos que llevan al poder a líderes políticos representativo de una población. Para mi sorpresa, me percaté de que no solo los líderes promovían el clientelismo, sino que el electorado les exigía empatía servil en toda su extensión; abiertamente los candidatos eran denigrados en los pasillos debido a su preparación, rectitud o postura estoica (ante las prácticas corruptas). Fue en ese momento que tristemente comprendí que el electorado no desea ser dirigido por los mejores candidatos, sino por los sujetos que más se les asemejan, y concluí que “los pueblos votan como viven”.

Los pueblos que viven en la violencia, votan por una persona violenta (o por lo menos que venda esa imagen); los pueblos educados votarán por alguien educado, y los oprimidos, por una persona oprimida.

La empatía es crucial en un proceso electoral, pero es fatal para las sociedades en vías de desarrollo, pues las personas son arrastradas a círculos viciosos donde nunca se deshacen de los malos gobernantes. “Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo, porque tal remiendo tira del vestido y se hace peor la rotura. Ni echan vino nuevo en odres viejos; de otra manera los odres se rompen y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero echan vino nuevo en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente”. (Mateo 9:16-17; Ver vv. 14-17).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código