PROMESAS

¿Dónde quedaron los imperdonables?: Rolando Caballero Navarrete

El Gobierno del cambio avanza hacia su tercer año y los ciudadanos de este país vemos cómo, gracias a Dios, pasan rápidamente todos estos conflictivos momentos que nos mantienen en sobresalto todas las semanas.

Cuando subió al solio presidencial, el gobierno listó una serie de proyectos y ambiciones que llamó “los imperdonables del Presidente”, pero hoy llegado el momento de evaluar su gestión vemos cómo han quedado en el olvido; igual que las promesas hechas en su momento por afanosos ministros que pensaban que gobernar era como “soplar y hacer botellas”.

El Presidente y su equipo de trabajo no han logrado bajar los niveles de inseguridad y, en su defecto, transformaron el método de calcular los índices de violencia para reflejar una disminución, todo esto por la falta de un plan concentrado e integral, propuesto por expertos, que ayudaría realmente a la población a sentirse más segura.

Se logró reducir el costo de la canasta básica familiar con un plan estructurado para hacerla más pequeña, es decir, en vez de comprar una libra de carne, comprar media; igualmente, comprar media docena de huevos y comer frijoles solo una vez a la semana; así hábilmente el panameño de a pie logró reducir los altos costos de la canasta.

El plan del Metro Bus se ha quedado a medias, con todo y las prórrogas que se han dado al proyecto y los millones que se han invertido en pagar a los “transportistas” por sus chatarras, el Metro ese sí avanza a pasos agigantados, porque quizá es un buen negocio para algunos vinculados a la esfera gubernamental.

El Ministerio de Educación con todos sus planes no ha logrado eliminar las escuelas rancho, no ha logrado pagar a tiempo a los docentes, no ha logrado reparar todas las escuelas y no ha logrado sentarse a dialogar con los docentes, como prometió la Sra. ministra en su momento. ¡Esto sí que es imperdonable!

Pero lo más grave es que, en tres años de gobierno, los más cercanos colaboradores del mandatario y él mismo, no han entendido que la democracia, “es el gobierno del pueblo”; que fueron elegidos para administrar, como buen padre de familia, no para mandar como emperadores de la era romana. Lo sucedido la semana pasada demuestra la fuerza que tiene el pueblo cuando los une una convicción. El gobierno debe aprender a respetar la voluntad popular no solo la que se ejerce en las urnas el día de las elecciones, si no aquella que, día a día, ejercemos quienes creemos firmemente en el concepto amplio que involucra vivir en democracia.

Faltan dos años de gobierno, Presidente cumpla los imperdonables, baje la electricidad, la canasta básica, haga que nos sintamos más seguros, pida a sus diputados que legislen para el país y, principalmente, no quiera vernos la cara de tontos, porque el país no le va a comprar otra promesa incumplida.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código