CAMPAÑAS

A cada queja su propaganda: Rolando Aparicio O

Posiblemente, el Gobierno gastará más de $5 millones en publicidad durante este año, si confrontamos esta cifra con lo que se gasta, por ejemplo, en el programa de galleta nutricional que lleva adelante el Ministerio de Educación (que puede estar costando $5 millones) o con los enclenques $250 mil que tendrá Pandeportes para construir canchas sintéticas, no quedan dudas de las prioridades de quienes gobiernan.

En el debate político actual, la falta de propuestas que vayan en la dirección de garantizar que los próximos gobiernos no harán los mismos gastos millonarios, es simple fantasía. Si en la actualidad la publicidad estatal se ha disparado a cifras sin precedentes, nada hace pensar que en el futuro estos números no puedan ser superados.

Dicen que vivimos en democracia, pero a la sociedad civil no se le escucha. Es tan irracional el gasto que ante cada queja de la sociedad surge una propaganda que “maquilla” la realidad.

No hemos escuchado, aún, al candidato que proponga fortalecer el proceso electoral con topes en las donaciones, listas de donantes, informes económicos públicos y un máximo de gasto por campaña. Si tan solo eso se diera evitaríamos que los comerciantes sigan tomando la campaña electoral como empresa de la que se pueden comprar acciones.

Un mismo empresario invierte en uno y otro partido, con el ulterior cobro de regalías en caso de ganar. ¿Qué candidato quiere cambiar esto? Los partidos políticos en sus ansias por el poder, dirigen sus propagandas al verdadero target, los pobres. Ellos son los usuarios del Metro, los clientes de las Jumbo Ferias, los beneficiarios de los subsidios y los que hacen ganar a un candidato la presidencia del país.

De una población que todavía cree que la política es solo inscribirse en un partido y luego servir para agitar una bandera, no se puede esperar un cambio en el criterio para escoger al próximo presidente. La formación política de los ciudadanos es un camino largo que implica voluntad; muy poco le importa a los partidos políticos invertir en la formación de sus adherentes.

El voto emotivo, por simpatía con el candidato o de lealtad con el partido, es el que prevalece por encima de los planes de gobierno.

Si en esta campaña electoral el tema de la institucionalidad se tradujera a los pobres, al punto de que descubrieran cómo afecta sus vidas, mucho se habría avanzado. El rumbo actual es otro: en su desesperación por lograr el fin de ganar elecciones, sin importar los medios, los políticos recurren a todas las “mañas” posibles.

En Latinoamérica hay maestros en el arte de las campañas sucias, la compra de resultados de encuestas y de periodistas; los pupilos panameños, mal le hacen al país, al imitar tales prácticas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código