´ MARTINELLIS´

El real de palo: Juan Méndez

Hay un adagio americano que viene de los tiempos de la depresión y dice: “don´t take a wooden nickel”. En panameño vernáculo se traduce como: “no aceptes un real de palo”. Es decir, desconfía de lo que no es legítimo, porque las monedas no son de madera, no son de palo.

En efecto, esto de los nuevos “martinellis” de un balboa se ha convertido en un malestar igual, o peor, al tránsito. Ha llegado al punto que algunos amigos locales y extranjeros están legítimamente preocupados con este asunto. He recibido varios correos y llamadas diciéndome que me asegure de que mis cuentas bancarias están en dólares americanos y no en balboas. Que el día que quiera retirar mis fondos el banco me dará balboas que no valen nada. Incluso, se habla de sacar activos de Panamá por este motivo.

Yo entiendo los argumentos que esgrime el Gobierno para sustentar la emisión de 40 millones de balboas. Entiendo los argumentos, pero no les doy ningún importe. De hecho me parecen huecos y rebuscados. Y si bien es cierto que reconozco que quizá mis amigos locales y extranjeros exageran un poco, me preocupa que se siga emitiendo moneda en valores de un balboa y más. Lo cierto es que el balboa no vale nada. Si vamos a una casa de cambio en cualquier parte del mundo, con colones ticos, los podremos cambiar por moneda local o cualquier otra. Si queremos cambiar un “martinelli” solo nos ofrecerán una risa burlona y nos devolverán la fea moneda.

Dicen que el “martinelli” tiene valor numismático. Pues Panamá siempre ha colocado monedas en el mercado numismático, pero de ahí no ha trascendido. Yo no veo problema con que esto se siga haciendo como se ha hecho toda la vida. Pero otra cosa es obligarnos a recibirla como divisa de cambio corriente. Que hay un ahorro en el cambio de los dólares en billetes deteriorados. Así ha sido toda la vida, desde que somos república. Este es el pequeño costo que hay que pagar a cambio de todas las ventajas que pregonamos por el mundo de que aquí corre el dólar americano. Estoy seguro que más se puede ahorrar en viajes presidenciales.

Lo peor es el concepto de la emisión de moneda local para uso corriente. Ahora son 40 millones, que no es calderilla, después cuántos serán. Cualquiera en la calle nos puede explicar los riegos de la emisión de moneda. Encima no tenemos banco central. Y con la “necesidad” salvaje de fondos que parece tener este gobierno, cualquier cosa se puede esperar.

Al final de día, a la gente, al panameño y extranjero que prolifera en nuestro país, simplemente, no gusta del “martinelli”, lo encuentra un engorro y motivo de preocupación. Todos los días en alguna farmacia, gasolinera, en cualquier tienda hay alguien reclamando que no quiere el “martinelli” que le dan en el cambio y tratan de evitarlo como la lepra. Esto se está convirtiendo en un deporte nacional. ¿Por qué el empeño en medidas odiosas e impopulares? ¿Por qué el capricho de generar discordia? ¿Por qué circular una moneda de palo que nadie quiere? Ya, ya está bueno. No a los “martinellis”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código