CUARTOS DE URGENCIA

Una realidad dantesca: Mario A. Rodríguez Stanziola

Las autoridades nacionales del sector salud pública pasarán a la historia por sus desaciertos, falta de capacidad, políticas represivas y negligencia. Para recordar todo esto solo basta colocar en la entrada de los hospitales y cuartos de urgencia, lo que Dante Alighieri describe a la entrada del infierno: “Dejad, los que aquí entráis, toda esperanza”.

El panorama en el cuarto de urgencia es dramático, lúgubre y triste. Humillante tanto para los pacientes como para los integrantes del equipo de salud. Pasillos abarrotados de pacientes, colocados en camillas (los que tienen mejor suerte) otros en sillas no reclinables, y los más afortunados en camas que debían estar destinadas a corta estancia.

El hacinamiento es conmovedor: Los pacientes esparcidos por los pasillos, y en cualquier lugar desocupado, tienen que ser alimentados allí mismo. Igualmente, tienen que hacer allí sus necesidades fisiológicas y ser aseados. Habitualmente, se carece de sábanas, ropa de hospitalización, toallas e insumos desechables, como pañales y otros. Allí permanecen, frecuentemente, más de 15 días y hasta un mes.

En esas condiciones deprimentes, el equipo de salud administra medicamentos, hace procedimientos clínicos y quirúrgicos sin ninguna posibilidad de privacidad para los pacientes. Es solo el alto grado de profesionalismo y sacrificio del equipo de salud como se logra, en esas condiciones tremendamente difíciles, cumplir a cabalidad con su deber.

Hay que resaltar que el equipo de salud, frecuentemente, tiene que aportar desde el equipo e instrumental, como guantes desechables, jeringuillas, aparato de presión, estetoscopio y, además, hacer acopio de medicamentos para administrárselos a los pacientes. Es penoso y lamentable, que el cuarto de urgencia no disponga de varios electrocardiogramas, pruebas de laboratorio para VIH y el instrumental básico y fundamental con el cual atender a los pacientes.

En esas circunstancias, enojosas, deprimentes, deshumanizantes es de esperar que el equipo de salud, fiel a sus principios éticos y morales, tenga que denunciar y protestar por la reincidencia y la falta de respuesta de las autoridades. Autoridades caracterizadas por la negligencia, indolencia, desidia, abandono e incapacidad. Lo más patético es la respuesta de las autoridades. Frente a tanta carencia, en vez de intentar resolver los problemas planteados, recurren a la intimidación, la persecución y el despido.

Es lamentable la actitud infantil de las autoridades; demuestran, con esto, falta de visión de país, responsabilidad frente a los retos e intención de mejorar. Solo nos queda organizarnos y exigir la renuncia de los responsables de este desgreño administrativo. Ahora, porque mañana será tarde.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código