ÉTICA Y CIVISMO

Un día para recordar todo el año: Luis H. Moreno Jr.

Por iniciativa de la Fundación Panameña de Ética y Civismo, activa por 16 años bajo su fructífera personería jurídica, se celebra hoy el séptimo Día Nacional de los Valores Éticos y Morales, instituido por el Decreto Ejecutivo No 596 de 17 de noviembre de 2008.

Este instrumento cívico legal y las actividades y concienciación que, de forma creciente y en un mayor número de individuos, grupos y organizaciones, se promueven en la comunidad, dan muestras fehacientes de una actitud de mayor responsabilidad ciudadana, como la evidenciada en los resultados de las últimas elecciones presidenciales.

La percepción y desafío de una mayoría, cada vez más comprometida, son las prístinas manifestaciones de un movimiento general cívico reivindicatorio moral, en el que un significativo sector de la juventud asoma su imprescindible decisión participativa.

Predicadas con el ejemplo, inspiradas en la convicción, practicadas con desprendimiento hasta el sacrificio, afirmadas con valor cívico, la moral y el civismo buscan en la conciencia, que es el asiento legítimo de la ética, no en el interés ni en el egoísmo, la fuerza y el equilibrio necesarios para desarticular las amenazas que ponen en peligro la armonía y la confianza, vitales para las relaciones entre los hombres de buena voluntad.

La corrupción –implacable y extenso jinete del apocalipsis– en gran parte causa de la desigualdad social, de la pobreza, de la desconfianza, del irrespeto y del crimen, lleva al hombre sensible y correcto, desde la vergüenza hasta el hastío, desde la indignación hasta el furor, y las diversas reacciones en su contra incuban desde el odio hasta la violencia. Cómo puede ser de otra manera, frente a la apropiación indebida y descarada de recursos comunes, ante el agobio y desconocimiento de los más primarios derechos humanos, ante la falta lacerante de solución a las ingentes necesidades de los más humildes, desconocidos y despreciados.

Dentro de la estructura social, frente a estos desmanes y desgracias, cada individuo reacciona y se comporta conforme a su carácter, a su formación, a sus valores y principios; pero también en apego a sus confesos u ocultos intereses. De allí los códigos morales y penales que es preciso observar, respetar y aplicar con la rigurosidad de la sanción establecida.

Algunos sectores de la comunidad, ajenos a la responsabilidad administrativa, asumen el papel de la combatividad frontal civil, a través de la investigación objetiva, de la denuncia, del enjuiciamiento público y de la certera sanción moral. Tan importante como este es el dedicado reflexivamente a la reinstitucionalización de la convivencia. Y además, tal vez más importante para el permanente desarrollo de la sociedad, está el esencial y noble empeño educativo.

La Fundación Panameña de Ética y Civismo ha exhortado ampliamente la conveniencia, y tal vez la necesidad de “conocerse a uno mismo”, lejos del envanecimiento, para descubrir la vocación de aceptar y ejercer el deber personal hacia los semejantes, hacia la colectividad, antes que examinar o reclamar los propios derechos.

Por eso, su respuesta a la lastimera y pesimista querella de “lo perdido que está todo”, y a la “total descreencia entre todos”, es la firme interrogación, demanda o propuesta sobre lo que el quejoso está dispuesto a hacer o poner de su parte como solución proporcional al magno problema, al desalentador estado de cosas que permea todos los niveles y sectores de la comunidad. La solución comienza en la participación de cada cual, conforme a sus recursos, actitud y disposición.

Más aún, en este día que debe ser de igual propósito todos los días, la Fundación propone a los componentes de la comunidad –como lo ha hecho ya con importantes organizaciones y personalidades– la integración, por todo el país, de innumerables pequeños grupos de catequesis cívica, guiados por miles de jubilados educadores y educadoras, que expresan a diario su deseo de contribuir al bienestar del país, con su tiempo, su vocación de servir al país y su invaluable experiencia y trayectoria de ciudadanos probos. El plan lo expone la Fundación, en forma gradual, a múltiples grupos que lo consideran factible y deseable.

Así penetrarían los principios y valores éticos y morales en todas las capas sociales, en jóvenes y adultos, a través de mujeres y hombres con vocación de patria, en apoyo a hogares e instituciones sin la capacidad de hacerlo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código