INTERESES

Las reformas ayudarán a los Castro, no a los cubanos: Elisa Vásquez

Las reformas ayudarán a los Castro, no a los cubanos: Elisa Vásquez Las reformas ayudarán a los Castro, no a los cubanos: Elisa Vásquez
Las reformas ayudarán a los Castro, no a los cubanos: Elisa Vásquez

El delito de Joisy García es creer en la libertad económica. Es un delito porque Joisy nació y vive en Cuba, donde fundó el Club Anarcocapitalista (CAC) junto con un amigo. Hace exactamente dos semanas la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) lo mantuvo preso por tres días después de un altercado con sus vecinos, miembros del Comité de Defensa de la Revolución.

Joisy cuenta esto como una cosa rutinaria. Está acostumbrado a que lo arresten. Recibe continuamente citaciones de la PNR, en las que le exigen que deje de propagar las ideas del club. En su barrio, es víctima constante de las agresiones de sus vecinos vigilantes. Tiene dos vértebras fracturadas como resultado de una golpiza que le dio la policía. Desde el año 2000 no tiene trabajo porque en la isla nadie lo emplea.

Como una ironía, a Joisy lo soltaron de la cárcel el pasado 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos. Ese día la organización Damas de Blanco había convocado a una protesta, y Joisy iba a ir, pero como la policía lo sabía, no lo liberó sino después de que detuvieron a un centenar de manifestantes y reprimieron la protesta.

Daisy Coello es dama de blanco desde hace más de un año, y estuvo en la masa de detenidos de aquel día. Por ser de la organización, no tiene derecho a un trabajo. Se incorporó al grupo de opositoras tras fracasar en el intento de ser costurera cuentapropista. Cuando saca el cálculo de impuestos que debía pagar por tener su taller, concluye que debía dejarle casi todo su sueldo al Estado. Joisy y Daysi no se conocen, pero el mismo día de los Derechos Humanos fueron soltados de distintos calabozos. Una semana después ambos escuchaban de las bocas de Castro y Obama que los eternos antagonistas del hemisferio retomaban sus relaciones.

Después se enteraron que una serie de reformas promovidas por Obama aumentaría el flujo de divisas hacia la isla: subiría el límite de las remesas familiares, se permitiría el uso de las tarjetas estadounidenses, entre otros cambios comerciales y financieros. Pero ninguno de los dos siente alegría o esperanza. Por demasiados años han aprendido que ninguna de las movidas del régimen está hecha para perjudicar al poder y al mantenimiento de las riquezas de la clase gobernante. No son ingenuos.

Las reformas de Obama no beneficiarán a los cubanos en tanto el esquema represivo de los hermanos Castro continúe en el poder. Sí, llegará más dinero a Cuba, pero eso no quiere decir que sean los cubanos los que se beneficiarán. El esquema de continua extorsión al ciudadano ya está bien cimentado en la isla, y la posibilidad de generar algún tipo de riqueza depende del acercamiento que se tenga al régimen. No estamos hablando de que en la isla hay represión solo en contra de algunos grupos opositores. Estamos hablando de un Estado que controla en absoluto la economía. El hotel, la comida, el helado, y el trago que pagará el turista estadounidense terminarán en el bolsillo del poder.

Rosa María Payá, hija del disidente cubano Oswaldo Payá, quien murió en manos del Gobierno, me lo explicó muy bien. “El Estado cubano controla todos los medios de producción. Ni siquiera los cuentapropistas funcionan sin el permiso del Gobierno, y para obtenerlo deben ser aprobados por su comportamiento y pensamiento político”.

No es Estados Unidos el que bloquea las libertades de los cubanos, el que le quita los empleos a los Joisy, o le cobra los impuestos a las Daisy. Es el Gobierno cubano el que castiga al dólar con un 10% de gravamen, el que se roba parte de las remesas familiares, el que prohíbe la iniciativa privada y cobra por todos los servicios de la isla. La represión política es una herramienta más para el control sobre los medios de producción. Permitir el pensamiento libre sería una pérdida económica muy grande para el Gobierno, y las concesiones que hagan los Castro –como el intercambio de presos y la reanudación de relaciones con Estados Unidos– no escapará de esas prioridades.

Coincido con Joisy en que Obama le dio a los Castro la muleta que necesitan para continuar. “La represión cuesta dinero”, me dijo desde su isla, y su cárcel.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código