CONSTITUCIÓN DE PANAMÁ

Que las reformas sean de verdad: Sebastián Vásquez Bonilla

Las propuestas de reformas constitucionales que han tenido mayor notoriedad, como el cambio de nombre del país, la pena de muerte y la segunda vuelta electoral, no necesariamente son las que mejor responden a los cambios que requiere la nación. Su importancia mediática radica en la forma en que reaccionan los grupos que se oponen a ellas. Recientemente, presenté mi propuesta, de la cual deseo compartir con el lector aquellos puntos que estimo sí representan una verdadera reforma constitucional, con una profunda injerencia en nuestro futuro socio-político.

La propuesta se fundamenta en tres aspectos puntuales, el uso del sistema representativo, el desarrollo de elecciones cada dos años para elegir cada uno de los órganos de gobierno y la elección popular de los magistrados de la Corte Suprema y otras figuras claves del gobierno. Veamos cómo esto podría funcionar.

Supongamos que para 2014 se realizan elecciones solo para presidente, gobernadores (sería nuevo), alcaldes y representantes de corregimiento. Los diputados permanecerían en sus puestos hasta 2016, cuando sus curules se someterían a elecciones, junto a los representantes de corregimiento. Dos años más tarde, 2018, se someten a elección los magistrados de la Corte Suprema, los jueces de competencia nacional, el procurador general de la Nación, el contralor general y nuevamente los representantes de corregimiento. Lo interesante de la propuesta es que serían los representantes de corregimiento los que elegirían al presidente, magistrados, procurador y contralor, evitándose así la muy cuestionada concentración de poderes en el presidente. Se incluye la forma de evitar que los representantes vendan su voto.

Lo propuesto podría parecer nuevo, pero no lo es. El período de gobierno de seis años, así como la elección por separado de los órganos de gobierno es utilizado en diversos países democráticos, incluyendo latinoamericanos. En Estados Unidos no se vota directamente para presidente, sino para delegados, quienes son los que eligen al presidente; sistema que se fundamenta en que el ciudadano solo debe votar por candidatos que verdaderamente conoce. El sistema se aplica, incluso, en Panamá, cuando los dirigentes de un partido político son elegidos por los convencionales, no por votación directa de los miembros del partido. La elección popular de algunos jueces y fiscales se aplica en EU, donde hasta jefes de policía tienen que someterse a elecciones.

Con esta propuesta se desea que el pueblo no tenga que aguantarse cuatro o más años con un gobierno impopular, porque cada dos años el ciudadano tendría la oportunidad de “pasar la factura”. Se propone además que para remover a un miembro de un órgano de gobierno se requiera de la aprobación de los otros dos órganos.

Lo más novedoso en esta propuesta podría ser que los magistrados de la Corte Suprema tengan que pasar por un escrutinio popular. Algunos han criticado esta iniciativa, por el supuesto de que el sistema judicial estaría “comprometido” con aquellos que apoyen la campaña. Sobre ese aspecto tengo que preguntar ¿acaso no están más comprometidos los magistrados que son elegidos por el presidente? Si ese criterio tuviese validez, todo el sistema democrático debería eliminarse y regresar a la monarquía; porque todos los que participen en un proceso electoral estarían “comprometidos”.

Para evaluar esta propuesta, solo hay que observar qué políticos no estén de acuerdo con ella.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

25 Jun 2017

Primer premio

8 9 8 4

BBAD

Serie: 21 Folio: 4

2o premio

6710

3er premio

5570

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código