LAS PERSONAS SON LAS MÁS AFECTADAS

¿Hasta cuándo el relajo en el transporte?: Delfo A. De Lora

Llevo una campaña para aportar soluciones que ayuden a resolver el problema del transporte en este país, y en contra del relajo por parte de transportistas, conductores y autoridades. He escrito muchos artículos al respecto, comenzando con “El problema del tránsito en Panamá y cómo resolverlo” (9/6/1999); el último fue “El relajo en el transporte: una luz en el túnel”, publicado en “Analizando Opiniones”, canal 35, el 7/7/2011.

Mandé toda clase de sugerencias al antiguo director de Tránsito, pero los accidentes y muertes siguen ocurriendo. El último fue en Pacora, donde hubo un niño muerto y varios heridos. Sugerí que los policías de tránsito circularan en motos entre los automóviles en todas las calles y avenidas, implementando los reglamentos de tráfico.

Las motos se compraron, las mujeres policías fueron entrenadas, pero brillan por su ausencia.

¿Hasta cuándo las autoridades responsables del tránsito van a seguir con los brazos cruzados, mientras los irresponsables siguen conduciendo como les da la gana? Las autoridades siguen lavándose las manos como Poncio Pilatos echándole toda la culpa a los involucrados en los accidentes, como si no tuvieran responsabilidad en el asunto.

Tienen una gran responsabilidad por apatía, negligencia e incapacidad de reforzar los reglamentos como debe ser. Las calles son prácticamente la tierra de nadie. Yo manejo constantemente hacia el centro de la ciudad desde las afueras y veo que casi no hay vigilancia de los policías de tránsito, y los pocos agentes que hay están conversando entre ellos o hablando por celular. Consecuentemente, todo el mundo maneja como sea. Sin guardar la debida distancia, manejando a velocidad y desordenadamente; cambiándose de línea sin poner luces direccionales; sin placa o con placas vencidas; hay camiones manejados a altas velocidades, con llantas lisas, taxistas parando en el centro de la calle y donde les da la gana. Continúan con el “no voy”, perjudicando sobre todo a las personas de la tercera edad y a turistas; todo el mundo se estaciona donde quiere, bloqueando calles; los conductores de los Metro Bus siguen pasando de largo en las paradas llenas de pasajeros (la compañía del Metro Bus debería poner a inspectores de incógnito en estos para ver qué es lo que hacen algunos conductores, porque he oído otras denuncias más serias que atentan contra la misma compañía y el servicio), los juega vivo manejan por los hombros provocando tranques y accidentes.

Los diablos rojos que quedan continúan haciendo de las suyas y algunos de los acabaditos de llegar están circulando sin haber sido pintados siquiera (buses descartados de las escuelas en Estados Unidos), esperando quizás que el Estado les dé 25 mil dólares por buses por los que ellos no pagaron más de 5 mil dólares. ¿Quién está detrás de este negociado?

Por otro lado, estas mismas autoridades son responsables de asegurarse de que la compañía del Metro Bus ofrezca un servicio “seguro, cómodo y confiable”. Y parece que tampoco están haciendo su trabajo porque son muchas las quejas a estas alturas de que no hay suficientes unidades de buses para dar un servicio “cómodo y confiable”, al punto que se han visto en la necesidad de utilizar los buses pirata.

Las autoridades deberían exigirle a esta compañía cumplir con el contrato del Estado, antes de caerle a los buses pirata, que aunque fuera de la ley, prestan el servicio que esta compañía no está brindando a cabalidad.

En La Chorrera se prestaba un buen servicio, pero se han quedado atrás y la demanda ha superado a su oferta de buses viejos y escasos. En Capira y Arraiján siempre se ha ofrecido un pésimo servicio y ahora pretenden que el Gobierno les permita subir la tarifa nuevamente con el pésimo servicio que prestan.

Por todo lo dicho, Sr. Presidente, ¿hasta cuándo tenemos que aguantarnos, las personas responsables y decentes de este país, a los irresponsables y autoridades negligentes?

Yo exijo, y creo que hablo por la mayoría, que cambie a estas autoridades incompetentes por personas capaces, puesto que le hacen daño a su gestión, excelente en otras áreas. Así como también le hacen daño a la mayor parte de la población que se tiene que aguantar un infierno en el transporte, el cual podría ser, con las debidas medidas, mucho mejor.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código