SOCIEDAD

La religión en los albores del siglo XXI: Alberto Valdés Tola

En Panamá, como ocurre en gran parte del mundo, por estas fechas se celebra la Semana Santa. Verdadero acontecimiento antropológico y sociológico, en el que el ritualismo de la institución religiosa cristiana (sea esta católica, protestante, ortodoxa griega, etcétera) y las actividades conmemorativas organizadas por los fervorosos feligreses se entrelazan para producir un efecto de cohesión social, que tiene como base las premisas del dogma judeocristiano.

De esta manera, no debe extrañar que en Panamá, cuya mayoría religiosa reconoce su afiliación al cristianismo (93%, según datos del Pew Research Center), se observe que en la semana mayor se genere todo un fenómeno colectivo que incluye desde el éxodo de nacionales y extranjeros hacia el interior del país, hasta los solemnes eventos multitudinarios alusivos a la pasión de Jesucristo, tales como las dramatizaciones al aire libre y el vía crucis narrado de manera grandilocuente en las misas conmemorativas.

No obstante, y a pesar de esta atmósfera de efervescencia colectiva y espiritual, la evidencia demográfica religiosa en el mundo describe un panorama espiritual en vías de transición.

Según los datos demográficos de religión (2010) del Pew Research Center (centro especializado en estadísticas de religión y vida pública), el cristianismo se mantiene en la actualidad como la religión hegemónica en todo el orbe (31.5%), seguido del islamismo (23.2%).

El tercer lugar lo ocupan las personas sin afiliación a ninguna religión (16.3%). Este último dato es muy significativo, en términos de religiosidad, porque es notorio el incremento de agnósticos y ateos, que pasaron en tan solo un quinquenio de un cuarto lugar (9.6%), en 2005 (según el World Christian Database), por debajo de la religión hinduista (13.6%), a su posición actual.

En América Latina las personas sin afiliación religiosa son todavía pocas (7.7%), sin embargo, hay casos paradigmáticos como el de Uruguay (con un 40.7%) y Cuba (23%), en donde se ubica a una proporción importante de estos.

Por otra parte, algunos continentes empiezan a mostrar síntomas de anti religiosidad, por ejemplo Asia (21.2%), Europa (18.2%) y América del Norte (17.1%).

Aunque en Panamá el segmento de personas sin afiliación religiosa representa una minoría (4.8%), el istmo no es un islote ajeno a las transiciones ideológicas mundiales.

De esta manera, podemos esperar en los próximos años, posiblemente, un leve enfriamiento de la religiosidad, fenómeno este que lejos de considerarse como un agravante estructural para la sociedad, es solo el producto racional de la influencia de la educación secular, de la modernización del Estado (más laico) y de los imaginarios ambivalentes del capitalismo avanzado, en el que la relatividad de ideas, la sociedad de consumo, el hedonismo y el individualismo han creado un mundo pluridimensional en donde las metanarraciones, como los dogmas religiosos, las ideologías políticas ortodoxas y la normatividad de los roles sociales y culturales, basados en clase, género y etnia, han perdido gran parte de su hegemonía socio-estructural.

Por ende, si bien esta transición hacia un mundo más seglar parece ser el escenario propicio para la debacle del espíritu religioso en el hombre, la historicidad de este último permite suponer la persistencia del pensamiento mágico-religioso, más allá de las convenciones institucionales y formales de las actuales religiones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código