PROBLEMAS DEL SEGURO

No tiene remedio...: Daniel R. Pichel

Durante las últimas semanas, ha sido mucho lo que se ha comentado sobre los problemas de la CSS. Tristemente, he llegado a la conclusión de que esa institución no tiene remedio. Explico mi pesimismo...

La “última crisis” surge por el pésimo manejo de un tema técnico de infecciones asociadas al cuidado médico. Como se ha explicado hasta la saciedad, todos los hospitales del mundo tienen estas infecciones, con peores consecuencias en las unidades de cuidados críticos, donde la condición de los pacientes favorece complicaciones. La manera correcta de manejar esto es con protocolos establecidos por sociedades médicas. Uno de los más completos es: Prevención de infecciones hospitalarias: Una guía práctica de la OMS (http://www.who.int/csr/resources/publications/whocdscsreph200212.pdf). En ese documento solo se menciona a los medios en un párrafo (Pag. 28). Y la recomendación es clara, “durante los brotes, la información actualizada debe ser comunicada a las autoridades hospitalarias y de salud pública y en algunos casos, al público. La información puede ser dada al público y a los medios, con la aprobación del equipo que maneja el brote, la administración y las autoridades locales”. Como es evidente, aquí no se manejaron las cosas según las normas. De allí el pánico injustificado que ha saturado el HST mientras los pacientes no van a la CSS “por miedo a infectarse”.

Pero los problemas del Seguro no se limitan a los medios. De todos lados hay intereses que ponen en riesgo la institución. Haga lo que haga cualquier administración, tendrá detractores de oficio que en el fondo buscan mantener el statu quo en el cual se han acostumbrado a funcionar. Veamos ejemplos.

Si hay una lista de espera interminable, que nadie proponga programas de cirugía extraordinarios en otros hospitales, porque automáticamente será un privatizador de la salud.

Que un “líder” de los jubilados recomiende no asistir a las instalaciones porque “los matan”, es razón suficiente para negarle el acceso a los micrófonos. Hay momentos en que ni la senilidad justifica ciertas acciones.

La directiva se opone a toda medida que implique quitarles injerencia en licitaciones, nombramientos y decisiones que no corresponden a una instancia que debía limitarse a supervisar.

El abastecimiento de medicinas es una queja constante. Pero si se reducen precios de referencia, los distribuidores pegan el brinco denunciando “peligrosos cambios” que pondrán en peligro a los asegurados por la mala calidad de los medicamentos que se comprarán. Como médico, me parece una pataleta de muy mal gusto. Estamos aburridos de ver una eficacia terapéutica impredecible en los medicamentos de la CSS, dependiendo de qué se compre. Así, si la institución pretende controlar los precios, es malo, y si decidieran comprar solamente medicamentos originales para garantizar calidad, también será malo, pues “sería un negociado con las empresas farmacéuticas” que “sacarían del mercado” a distribuidores de copias y genéricos (algunos de los cuales aún cuentan con patentes que nadie protege).

Que no se pretenda destituir a un funcionario holgazán, porque todos los “agremiados” tomarán medidas de fuerza para reintegrar a la “víctima de las persecuciones”. Ningún sistema mejora si las normas impiden despedir a quien no cumple con su labor. Soy el primero que reconoce el sacrificio y dedicación de muchos funcionarios del sistema público de salud, pero eso no me excluye de darme cuenta de que hay otros que, a horas por las que cobran un salario institucional, circulan por hospitales privados como si estuvieran de vacaciones. Y cuando se pregunta a sus jefes sobre ellos, la respuesta es simple... No se les puede tocar... Y no le pidamos a los parásitos gremiales que hagan algo al respecto. Según ellos, su función no es denunciar a los vagos, sino luchar por mejorar sus condiciones salariales. Cierto, pero que se las mejoren a quienes trabajan y no a quienes viven en una permanente “licencia con sueldo”. Encima, la colección de gremios (médicos y de los otros) que reptan por la CSS se dedica a obstruir sistemáticamente la labor de cualquier administración.

Pero esto tiene que pasar por algo... Yo, estoy convencido de que la agenda política de Frenadeso y sus secuaces requiere que la CSS funcione de la peor manera posible. ¿Por qué? ... porque en la medida en que una institución solidaria por naturaleza funcione bien, su discurso de “lucha popular” pierde fuerza. Por eso les es vital mantener el desastre en salud y educación. Si lo consiguen, quién sabe si hasta llegan a considerarlos una alternativa.

Twitter: @drpichel

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

26 Abr 2017

Primer premio

5 1 8 7

BDBB

Serie: 2 Folio: 14

2o premio

0632

3er premio

1386

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código