Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

HISTORIA

La primera república istmeña: Carlos Guevara Mann

La primera república istmeña: Carlos Guevara Mann La primera república istmeña: Carlos Guevara Mann
La primera república istmeña: Carlos Guevara Mann

El gran aporte de los patriotas estadounidenses fue proveer una alternativa al gobierno despótico basada en ideales republicanos, liberales y democráticos. Desde 1787, cuando se adoptó la constitución federal, el republicanismo democrático ha servido de modelo político a las sociedades deseosas de maximizar las posibilidades de desarrollo individual y colectivo mediante un régimen de libertad, igualdad jurídica, supremacía de la ley, probidad en el manejo de la cosa pública (la res publica) y respeto por la voluntad popular.

Los principios republicanos de separación de poderes para evitar la tiranía, dedicación al interés común, respeto por la autoridad de la ley, corrección en la administración pública y designación de gobernantes mediante votaciones populares periódicas, limpias y democráticas han ido esparciéndose, desde el siglo de las luces, a todos los confines del planeta. Dos centurias más tarde, el despotismo tiene cada vez menos adeptos, aunque aún subsisten reductos autocráticos que desean imponer su sistema de autoritarismo y opresión o pretenden exaltar a tiranos de épocas pasadas, presentándolos como adalides de causas populares, como quiere hacerlo el Tribunal Electoral con su documental sobre el dictador Omar Torrijos.

Panamá se suscribió a la corriente republicana el 28 de noviembre de 1821, cuando una asamblea popular celebrada en la capital del istmo dispuso poner fin al despotismo español y adoptar el sistema republicano. El acta de independencia de 1821 vincula al istmo con el Estado republicano de Colombia, la entidad fundada por Simón Bolívar sobre los preceptos políticos aludidos.

En ese momento nace nuestra tradición republicana, reafirmada en innumerables ocasiones y mediante grandes sacrificios por panameños de todas las condiciones sociales. Por eso, dicha fecha debe conmemorarse con dignidad, no como un apéndice carnavalesco del Black Friday, que ninguna relación guarda con nuestro republicanismo ni con nuestra nacionalidad.

Uno de los capítulos más significativos de ese republicanismo y esa nacionalidad transcurrió entre el 18 de noviembre de 1840 y el 31 de diciembre de 1841. La primera república istmeña, vigente durante 13 meses, constituye un episodio rico en expresiones políticas de la más alta calidad.

“En el corto tiempo que duró”, escribió el Dr. Ricardo J. Alfaro, “pudo legar a la posteridad los más hermosos ejemplos de integridad, de inteligencia y de civismo. Todos los actos de aquella administración llevan el sello de esa popularidad espontánea y legítima que difiere tanto de esa otra popularidad fementida que nace de la corrupción, del soborno o del temor” (Vida del general Tomás Herrera, pág. 150).

Bajo la dirección de Tomás Herrera –junto con Justo Arosemena, el panameño más prominente del siglo XIX– el Estado del Istmo sentó los cimientos de nuestro propio republicanismo. Convocó a una asamblea constituyente que redactó una constitución republicana: nuestra primera carta magna, la de 1841.

Se ocupó de organizar el sistema judicial (tan maltrecho en la actualidad) y la hacienda pública según normas de probidad y rendición de cuentas; de impulsar la educación superior a través de la creación de la Universidad del Istmo (1841); y de establecer las bases de la política exterior panameña mediante la defensa de nuestra independencia, la suscripción de nuestro primer tratado internacional (con Costa Rica, tarea encomendada a Pedro de Obarrio y Guerrero) y el diseño de una propuesta de neutralización que protegiera y promoviera el potencial económico del istmo.

La primera república istmeña cumple hoy 175 años de fundación sin que ninguna autoridad la recuerde (ni el Gobierno Nacional ni la Asamblea Nacional ni la Corte Suprema de Justicia ni el Ministerio de Educación ni la Universidad de Panamá ni el Instituto Nacional de Cultura ni el Consejo Municipal de Panamá). La primera república es un episodio vital de nuestra historia que debemos recuperar para las actuales y futuras generaciones, como se esfuerzan por hacerlo los redactores de la Revista L@s Panameñ@s, quienes por segundo año consecutivo han organizado una romería popular en el Casco Antiguo de la capital.

En este día dedicado –además– a diseminar los valores éticos y morales (según el Decreto Ejecutivo No. 596 de 2008), los principios republicanos que fueron el sustento del Estado de Panamá (1840-1841) deben recalcarse y destacarse, a fin de proporcionar orientaciones lúcidas a un pueblo urgentemente necesitado de cultura ciudadana, incluyendo parámetros idóneos de conducta cívica.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código