QUEJA CIUDADANA

Los retenes de coimeros: Alfredo Arias

La corrupción demencial desarrollada por altos funcionarios de la pasada administración ha permeado a los agentes de la Policía Nacional y de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), de tal forma que estos funcionarios, llamados a mantener una postura de honradez y dignidad, en razón a la institución que representan, son los primeros en imitar a los delincuentes de arriba.

Siempre se ha señalado a los inspectores de la ATTT como personas propensas a aceptar dádivas por parte de quienes cometen una infracción. Y una vez ganada la reputación es difícil sacársela de encima. Ahora ese cuerpo, bien organizado, sale a las calles en plan de cacería, a ver qué presas encuentran, y disponen de equipos que imprimen un sello de respeto y eficiencia a su labor.

Conozco el caso de un motociclista que ha sido víctima de estos agentes dos veces en los famosos retenes. La primera vez porque en un tranque vehicular se pasó a un auto por la mano derecha, entre el vehículo y la franja blanca, nada ilegal. Tras un diálogo intimidatorio por parte del agente, y como el supuesto infractor no tenía dinero “con que responder”, lo retuvieron en una estación de Policía desde las 6:00 p.m. hasta las 10:30 p.m., y le aplicaron una boleta de $75.00 por manejo desordenado.

El segundo incidente ocurrió el pasado 5 de diciembre, pasadas las 8:00 p.m. En esa ocasión se le informó que los papeles del seguro de la moto, y de una flotilla de automóviles de la empresa para la que labora, habían expirado el 1 de diciembre. De nada valió que tratara explicar a los agentes que el seguro se había renovado, pero la aseguradora no había remitido aún copia del seguro. Y por un atraso de cinco días de una póliza global, los agentes ya tenían lista la grúa para llevarse la moto.

Como vemos, hay casos y casos, pero estimo que algunos requieren una dosis de discrecionalidad. En cambio, los agentes de la Policía y de la ATTT que hacen retenes o los que andan en moto –dizque tratando de cuidar y de salvar vidas– se dedican a revisar si el seguro o la licencia están vencidos, lo que no sería criticable sino fuera porque intimidan y amedrentan a los conductores para ver qué mordida pueden sacar, máxime ahora que se acerca la Navidad. Esto es un hecho público y notorio, que catalogamos como terrorismo policial, sobre todo porque retienen entre dos y tres horas para ablandar a quien, supuestamente, cometió la infracción.

Otra práctica nefasta que utiliza el Tránsito es contratar grúas –con posibles socios ocultos dentro de la entidad– para llevarse los autos y las motos a un corral. Esto no solo sucede en los retenes, sino en las calles, y parece que los agentes avisan a la empresa favorecida con esta concesión.

En una ciudad inundada a diario por miles y miles de vehículos cuyos conductores pasan trabajo para encontrar en donde estacionarse –facilidad que debe proveer el Estado– ahora resulta que el ciudadano es quien paga por los platos rotos. Hacemos un llamado enérgico al ministro de Seguridad y al jefe de la Policía Nacional para que intervengan y acaben con estos abusos, pues no les conviene tener a subalternos corruptos que denigran el nombre de estas instituciones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código