ADECENTAMIENTO

La revocatoria de mandato a los alcaldes: Jorge Luis Macías Fonseca

La revocatoria de mandato es un trámite de participación civil y político por medio del cual la población, como titular de la soberanía popular, puede remover a un funcionario electo antes de que finalice el periodo para el que fue electo.

El Dr. Italo Antinori Bolaños, primer defensor de Pueblo en Panamá (1997-2001), en una interesante intervención realizada el 14 de mayo de 2014 en un programa televisivo, señaló: “La revocatoria de mandato es un acto jurídico, cívico, constitucional en que los electores están removiendo a un funcionario elegido antes del cumplimiento de su periodo. Ese funcionario elegido que ha recibido un mandato representativo, pero que no ha cumplido con las expectativas, con las esperanzas que la población depositó en él. La población le da un mandato representativo, le da el voto, pero en el transcurso de las funciones que ejerce ese funcionario elegido las expectativas que generó han sido decepcionantes para la comunidad. La comunidad se organiza a través del procedimiento que dice la ley, toma un número de firmas y la ciudadanía le revoca el mandato”. Bien explicó que en otras latitudes existe la revocatoria de mandato para presidentes, alcalde y parlamentarios.

Quedó claro que la revocatoria se da por dos vías: la de mandato popular para los representantes de corregimiento y alcaldes y la revocatoria realizada por el partido político al diputado, siendo así Panamá el primer país que creó esta última fórmula, calificada por el mismo Dr. Italo Antinori como un engendro, a través del artículo 151 de nuestra Constitución Política. No hay revocatoria de mandato para el puesto de Presidente de la República.

En lo que al alcalde respecta, como funcionario elegido, su responsabilidad adquiere una tremenda dimensión, si se entiende que los municipios constituyen la célula esencial de la gestión política-administrativa en donde se articulan los corregimientos como elemento inicial de la estructura administrativa del país. La base del Estado está en los municipios. De allí que se entienda que el desarrollo nacional está en íntima correspondencia con el de los distritos en donde el alcalde es figura estelar.

El papel ejecutivo de la primera autoridad de un distrito debe estar en correspondencia con la visión y compromiso que tenga y con los proyectos y programas bien concebidos con participación activa de los electores. La armónica relación con los representantes de corregimiento forma un todo unitario e indisoluble que debe actuar en favor de los asociados.

El jugar a ser alcalde es un acto criminal, porque no únicamente desencanta, sino que afecta la vida de los electores y desnaturaliza –por ello– las acciones que deben realizarse en favor de todos.

De manera que la revocatoria de mandato a los alcaldes debe constituirse en un método a implementar para desmovilizar los comportamientos adversos al interés de la colectividad. Los alcaldes que no actúen consecuentemente y que se conviertan en rémoras municipales deben ser descartados mediante la revocatoria de mandato para dar paso a verdaderas actitudes municipalistas que interpreten con seriedad la voluntad de los electores.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código