REFLEXIÓN

La riqueza enaltece al hombre: Jaime Correa Morales

Por supuesto que me refiero a la riqueza bien habida, que es la que enaltece y dignifica al hombre, es decir, la obtenida sin violar leyes y, por supuesto, sin que para su logro se haya causado perjuicios a ningún tercero, porque esta es una máxima de la ética que no puede ser obviada: “No hagas a otro lo que no te gustaría que te hiciesen a ti”, que aunado al otro pensamiento en que se basa toda la cultura humana de la convivencia pacífica, que es aquel que se le atribuye a Benito Juárez: “El respeto al derecho ajeno es la paz”.

Los izquierdistas, que no descansan cuando se trata de buscar el control político para entonces vivir ellos del Estado, no así para producir nada que beneficie o incremente la riqueza propia ni la nacional, tienen como objetivo el que no existan ricos; equivalente a decir que todos seamos pobres.

Por otra parte, la Iglesia con su: “Primero entra un camello por el ojo de una aguja, que un rico al reino de los cielos”, automáticamente condena a quien no pueda ser considerado como pobre, porque, además, “los pobres son la opción preferencial de la Iglesia”, esto sin que siquiera tomen en cuenta la razón de pobrezas, que pueden deberse, y en efecto muchas se deben, a vidas irresponsables y viciosas.

Opino que todos estos conceptos son erróneos, pues la riqueza bien habida es el premio al trabajo serio, una comprobación del esfuerzo, y no creo que exista prueba más ética y más moral de cómo debe comportarse un ser humano.

Si Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, ¿cómo puede él ver al objeto de su creación viviendo en cuevas o debajo de puentes, o en críticos ranchos de paja, con deficiente alimentación, enfermos, autodestruyéndose y destruyendo a sus familiares, motivo de su pobreza? ¿Es eso a lo que aspiramos los hombres sensatos y no obcecados por el fanatismo religioso? ¿Respetaríamos los católicos al Papa y sus cardenales si estos vivieran en precarias chozas, padeciendo hambre y miseria, en vez de ostentar sus pompas y rituales ecuménicos? ¡De ninguna manera, la humanidad tiene inteligencia y, por ello, mientras más nos alejemos de la pobreza, más humanos seremos y más cerca estaremos de Dios!

La pobreza extrema, por su parte, nos acerca más a la condición de los animales, con carencia de buenos alimentos, de viviendas, educación de clase; y la deficiencia educativa es otra condición que nos acerca más a la animalidad. Casos vemos en que pobres tienen que vivir en las calles, debajo de los puentes o en otras condiciones antihigiénicas, denigrantes e indignas de la inteligencia y de la condición de la raza humana, y no creo que nadie quiera eso.

La ética de la riqueza se ha discutido desde siempre. Algunas religiones estimulan entre sus fieles la creación de riqueza; pero la católica hace todo lo contrario y promueve la pobreza, la mendicidad y la dádiva, algo que no puedo creer yo que haya sido la voluntad del Creador, sino que ha sido la de aquellos que se autodenominan sus interlocutores y voceros, porque, además, ¿quién podría dar limosna, como es la aspiración del catolicismo, si todos fuésemos pobres?

¡Mantengamos nuestro permanente esfuerzo por hacer riqueza, que con ella todos progresaremos y nos haremos más dignos y más humanos!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código